27 diciembre 2012

Mis 10 niveles de embriaguez

Para el siguiente post me tuve que someter a 16 rigurosas pruebas con tal de hacer una análisis de mi propio comportamiento y verificar que el orden de la lista se repitió en el 79% de los casos. ¡Todo por la ciencia de mi blog!

Aquí les dejo de los niveles de mi borrachez:


1. Me sale lo retador: ¡Vamos por otro cartón de caguamas! ¿o son putos?

2. Me vuelvo DJ: Quita esa mierda que escuchas y pon esta memoria flash con la mejor música del mundo.

3. Saco al Sheldon Cooper que llevo dentro: Pues sí mira, te voy a platicar del cosmos y los agujeros negros. ¿Has oído de la teoría de los 6 grados? ¿Sabías que para que no te dé cruda basta que antes de irte a dormir tomes un vaso de leche con una cucharada de aceite de olivo y media raja de canela? Obvio no lo sabías porque lo acabo de inventar pero todo me crees porque sabes que sé más que tú. JAJAJAJA.

4. Me vuelvo nostálgico (En WhatssApp): Te exrtañop :(

5. Me sale lo "Sergio el bailador". *Saca a bailar a la más fea*

6. Doy consejos que ni yo sigo: Tienes qeu olvidarla wey, olvidala yaaa, no vale al pena wey.

7. Me vuelvo romántico: No, no, dejame le marco paque despierte y le diga quela amo muucho. Ella tiene qu saber que lasigo amanddo.

8. Me purifico: Sacame otra xela, orita vengo y te sigo explicando sobre los quarks y los leptones. *va al baño y vomita un poco*

9. Entro en cordura: No, no, déjame le habloo y le digo ques una maldita perra maldita.

10. Reinicio mi sistema y todo vuelve a comenzar: Ya va a amanecer, ¿dónde seguimos la fiesta, amigos? Aún hay mucho alcohol por beber en esta vida...


¿En cuáles coincidimos? ¿Cuáles me quieren compartir?


¡Felices borracheras decembrinas, amigos! 

05 diciembre 2012

Aburrido


Me encuentro en la oficina y estoy más aburrido que un cactus paradus en medio del desierto sin ningún otro cactus al rededor con quien platicar. Entro a Twitter pero pareciera que está en toque de queda o algo porque el único que escribe soy yo. Entro a Facebook pero nadie escribe ni comenta nada. Inclusive hago unos chistes machistas y racistas para provocar enfrentamientos con las mensas de mis amigas que no comprenden mi sarcasmo pero ni eso funciona. El Messenger está abierto desde las 9 de la mañana pero nadie inicia sesión. Es más, ni esos que tienen su conexión móvil más mala que una telenovela de Tv Azteca y que constantemente se cae causando enojo el ver que una y otra vez inician sesión. Todos parecieran estar ocupados en alguna cosa que les consume su tiempo. Es medio día y tengo la sensación que el único que no hace nada en todo el mundo soy yo. Hasta los vagabundos han de estar empezando su búsqueda de comida para obtener su segundo alimento del día; en cambio yo, estoy sentando frente a la computadora con ganas de socializar pero no tengo con quien. Forever Alone le dicen.

Tengo trabajo por hacer pero es miércoles y los miércoles los utilizo para obtener un equilibrio físico mental y no estresarme en lo que resta de la semana, por lo que no pienso hacer lo que el resto del mundo ha de estar haciendo en estos instantes. 

Empiezo a pensar que sería bueno tener una secretaria aquí conmigo para de perdido morbosearla e intentar enamorarla en base a mis habilidades lingüísticas e impresionarla con mis atributos cognoscitivos acerca del mundo. Pero luego retomo esa idea y sé que no suena lógico porque si tuviera secretaria seguramente estaría ocupada haciendo el trabajo que yo no hago y ni me pelaría la muy desgraciada. 

Con la instalación del nuevo Firewall de mi lugar de trabajo, ahora tengo más páginas bloqueadas que nunca. Ya no es divertido entrar a Internet y tener que revisar el caché de Google para leer cosas de interés y mentar madres porque las imágenes no se visualizan. 

¿Qué más puedo hacer entonces?

En eso se me ocurre la idea de volver a escribir como lo hacía antes. Crear historias dentro de mi retorcida mente y trasladarlas a su pantalla para que, en el mejor de los casos, me digan que apesar de los años sigo escribiendo de la chingada. 

No sé, a lo mejor sería interesante dejar ir al guapo, atento, inteligente, astuto, indomable, guapo, loable, carismático, educado y de muy buen ver Novak. Quizá sea hora de hacerme otro personaje que tenga otra tendencia y con temáticas distintas. Podría ser un payaso trastornado que narra la ferocidad de sus crímenes; o un viajante del futuro que viene a criticar las acciones de este presente para que más adelante no sean reconocidos como la raza pendeja que le dio en la madre al planeta Tierra. Podría ser un escritor sin dedos, un doctor sin título, un deportista anabólico adicto a los carbohidratos que ha fracasado y mejor se puso a escribir sus pensamientos. Pudiera ser lo que yo quiera; lo que sea con tal de retomar esta actividad tan agradable como lo es escribir para ustedes y extasiarme con el sonido que se produce al tipear las teclas mientras sorbo mi café calientito. 

Todo eso suena interesante salvo que pienso que esa emoción me durará muy poco porque las personas ya no leen blogs. Y de esto me he venido quejando desde el 2010 cuando declaré mi odio hacia Facebook por robarme a mis escasos lectores que ya hasta parezco auto rayado de profesor en época de exámenes extraordinarios. 

Algo tendré que hacer para reencontrarme con el amor de la redacción y el placer de la lectura de los que contados aún permanecen por aquí. Al final, igual y no haré nada y encontraré alguna otra cosa para hacer y no aburrirme (como trabajar por ejemplo). 

Por lo pronto ya logré distraerme unos 20 minutos mientras escribo esto que publicaré cuando llegue a mi casa.

Novak, un nuevo Novak, o cualquier otro personaje que se me ocurra podría volver a las andadas. No es promesa pero es señal de probabilidad.










A menos que, claro está, mi jefa me permita traer mi Xbox a la oficina.

03 diciembre 2012

Adiós, Felipe



No creo que haya sido el mejor presidente de nuestro país, pero sí como pocos hemos tenido. Criticado por su decisión para combatir uno de los peores males de México, pero con los pantalones bien puestos y sin temblarle la mano, expuso su propio patrimonio a costa de millones de malagradecidos que en vez de apoyarlo lo criticaron. La violencia genera más violencia, es cierto, pero contra los delincuentes no se puede tratar asuntos diplomáticos ni de guante blanco. Los delincuentes no tienen educación ni mucho menos les importa el diálogo. Además, se le agradece que haya sido uno de los presidentes más reconocidos por su capacidad intelectual y su basto conocimiento para tratar los diversos temas que un Presidente debe dominar. Y aunque muchos digan que no, es indispensable que un Presidente domine una segundo idioma que por ende y conveniencia es el inglés. El que viene apenas domina el español.

Enhorabuena, Felipe Calderón, gracias por tu ímpetu y por no quebrarte pese a las críticas. Tienes mi respeto, y si me conocieras, sabrías que mi respeto vale más que el de miles de pseudociudadanos que poco valoran la salud y tranquilidad de nuestro territorio.

Es mi opinión y es tan respetable como aquellos que lo tachan de "asesino". Aunque claro, los demás están en un terrible error y yo no porque soy guapo. ¡Y SE CALLAN!