12 febrero 2014

No necesito tanta vida como tiempo dentro de ella


No es nada nuevo que con el tipo de vida que llevamos, para la gran mayoría de las personas el tiempo se haya vuelto un factor que se caracterice por su carencia. Siempre nos andamos quejando de que nos hace falta para esto y lo otro; ¿o acaso ustedes tienen tiempo de sobra? La verdad es que no dudo que para muchos la respuesta sea afirmativa. ¡Bola de holgazanes!

Creo que esto pasa de ser una simple inquietud a una compleja, y en algunos casos, irritante paradoja que nos termina afectando más de lo que podríamos esperar. 

¿A qué me refiero con "paradoja"? Pues bueno, al hecho de que nos quejamos de "no tener tiempo" para realizar ciertas actividades en el día o durante nuestra vida, cuando en realidad, si pensáramos detenidamente, veríamos que el tiempo nos sobra, pero al mismo tiempo no. Es complicado de explicarlo y la verdad no tengo mucho tiempo para expandir este punto.

Lo que sí les puedo (y me interesa) platicar, es acerca de las cosas que me cuestan trabajo hacer parte de mi agenda, y que por exceso de trabajo, o alguna otra mamada que use de pretexto, no las pueda consolidar y tomar con seriedad. Sin orden de importancia o urgencia, empecemos.

Hacer ejercicio
Me gustaría disponer más de este preciado tiempo para ponerme en forma. Actualmente, y con mucho trabajo, he vuelto a paso lento a hacer ejercicio por las tardes cuando es el único momento donde me acomodo y me gusta practicar esta actividad. Desde el año pasado mi carga de trabajo aumentó (¡no es queja!) considerablemente al punto de que tuve que abandonar la idea de hacer las dos horas de ejercicio al que estaba acostumbrado. Apenas comencé la semana pasada luego de varios meses de inactividad. Los días que salgo "temprano" intento apurarme y llegar a mi casa para aprovechar aunque sea una hora del día y así contrarrestar la bola de grasa que poco a poco se está apoderando de mi hermoso ser.

Volver a tocar la guitarra
No recuerdo la última vez que tomé una guitarra en mis manos e interpreté alguna de esas melodías que tanto me gustaban tocar. La última guitarra acústica que tuve se rompió y desde entonces no he pasado de babear aparadores sin hacerme de una. Sé que lo primero que tengo que hacer es comprármela para poder tocar, pero no lo he hecho porque sé que abandonaré a la pobre en un rincón de mi habitación por no tener tanto tiempo como quisiera para ensayar. Algunas canciones han llegado a mi vida desde entonces y me muero por sacar esos acordes, pero por el momento tendré que seguir esperando. Por si les interesa saber que canciones: canción 1, canción 2, canción 3. Y hay muchas más.

Estudiar francés
No es un idioma que tenga muchos deseos de aprender, y quizá sea un factor por el cual ni siquiera hago el intento, ¿verdad?, pero en mi trabajo me caería muy bien llegar a un nivel B1 (por lo menos) para no sentirme un inepto cuando me hablan en este idioma y simplemente quedarme con cara de Quoi?
El año pasado traté de aprender en mis "ratos libres" en el trabajo, pero de dos lecciones no pasé, por lo que fracasé en mi primer intento. Quizá más adelante, porque ahora no tengo tiempo.

Ver series de televisión 
De siempre he sido de la idea de que, cuando encuentro una buena serie, me dejo encariñar por esta y no me la pierdo por nada del mundo. No por nada vi Rubí, ¡dos veces!. Luego del impacto emocional que me causó enamorarme de Breaking Bad, decidí que por lo menos debería estar al pendiente de una serie. Y es que hay tantas que se ven tan interesantes que de verdad me gustaría verlas todas pero lo que falta es tiempo. Desde que tengo Netflix todo es más cómodo al momento de controlar cuando quiero ver algo. Lo malo es que no tengo tiempo de sobra para todo lo que quisiera ver. Las que estoy viendo en este momento es The Walking Dead y Weeds. La primera porque la serie está buenísima; la segunda porque la que está buenísima es Mary-Louise Parker.

Hacer Skateboarding 
Nostalgia es lo que siento cada que veo en la televisión o en Youtube a personas que, no importando si tienen 14 o 45 años, están patinando porque simplemente es divertido hacerlo. Ya les he platicado de este deporte que me causó tanto placer en su momento y que por uno u otro motivo abandoné desde hace muchísimo tiempo. Si hay algo que en verdad quisiera hacer antes de morir sería volver a practicar un poco de Skateboarding. No digo que espero que lograré hacer los flips que antes hacía, pero al menos sí volver a experimentar ese momento único que se vive cuando estás encima de una patineta y sientes el viento acariciar tu rostro y cabello. Ese momento tan especial que se vive cuando te agachas para tomar impulso y por un momento despegar hacia el cielo aunque sea por unos cuantos centímetros, pero que cuando aterrizas, te hace sentir magníficamente bien contigo mismo. Quisiera eso de vuelta. Pero no tengo tiempo.

Escribir más en mi blog
La evidencia es muy clara, he abandonado mucho a mi blog, pero eso sí, todavía lo alimento de vez en cuando. Sé que esto de Blogger para nada será el mismo de antes (estoy hablando de unos 4 años atrás), pero me gustaría poder seguir escribiendo para ustedes y para todo aquél que crea que aporto algo en mis escritos. Este vicio es de lo mejor que me ha pasado en la vida porque me ha hecho pensar y aprender muchísimo. Todos ustedes los que escriben y leen cotidianamente son parte de ello y por ustedes sigo acá. Nunca se mueran, porfa. 
Aunque no logre poner en marcha este blog tanto como yo quisiera, sí les puedo asegurar que de una u otra forma, sacaré tiempo de algún lugar para escribir tan frecuente como me sea posible para estar en contacto. Es promesa.

Mejorar mi inglés
Aunque lo hablo, no puedo decir que lo domino; es por ello que siempre me propongo adentrarme más en el idioma que uso todos los días. Y aunque practico y aprendo cosas nuevas a diario, siento que no es suficiente el aprendizaje que estoy obteniendo. No es fácil llegar a comprender y dominar un segundo idioma, siempre hay algo que te hace ver que te hace falta pulir más y más. Me gustaría dedicar unas horas a la semana para avanzar más rápido pero no la verdad es que no las tengo.

Descubrir más música
A veces me pongo a pensar que las mejores canciones del mundo ya están inventadas. Siempre que encuentro una canción favorita pienso que nada la va a superar, hasta que después de un tiempo encuentro una muy buena que me hace cambiar de opinión. Cuando veo el cartel de algún festival de música, lo primero que hago es guardar una copia de ese para después buscar las bandas que se presentarán y así investigar más sobre esas agrupaciones musicales. Así es como he descubierto grandiosas bandas como: Tribes, Two Door Cinema Club, Wavves, entre otros.
Dedicarse a buscar álbum por álbum y canción por canción puede ser algo que requiere de mucho tiempo y paciencia. Primero porque no es fácil conseguirlos de manera gratuita. Sí, FBI, descargo música ilegal porque no sabes lo que me gastaría si todo fuera comprado; estás pero pendejo. Segundo, porque hay que darles una oportunidad a todos, no importa si en el cartel la banda aparece con la fuente más chiquita, igual y pueden tener algo decente. Lo malo es que no tengo el tiempo que quisiera para ampliar más mi biblioteca musical.

Jugar más Xbox
Quizá piensen que esto es algo absolutamente estúpido y lo vean como pérdida de tiempo, pero para mí que me gustan los videojuegos, sentarme frente al televisor a matar monstruos, zombies o soldados enemigos puede llegar a ser demasiado terapéutico. Además, es algo que de verdad llama mi atención y aunque no quisiera ser un dude que se la pasa encerrado únicamente jugando su consola, sí me gustaría tener el tiempo necesario para completar los juegos que compro porque todavía tengo algunos por ahí que están al 40% de su totalidad.

Dedicarme a la fotografía
Algo que no tiene mucho que descubrí es que me gusta la fotografía. Sin darme cuenta, poco a poco le fui tomando gusto a esta maravillosa afición y como novato que soy, tengo mucha curiosidad por aprender técnicas y métodos para conseguir una buena toma. Al principio pensaba que eso era cosa de artistas y gente con talento; pero después descubrí que cualquiera con una cámara, con un poco de suerte e ingenio y muchas ganas de fotografíar, bastaba para adentrarse a esta fantástica afición. También me animé más cuando hice mi cuenta de Flicker y algunos fotógrafos de experiencia me comentaron que tenía buenas tomas. No les pasaré mi cuenta pero pueden ver algunas de las tomas más recientes que he tomado a través de mi Twitpic haciendo click aquí.
Desgraciadamente el salir a la calle a tomar fotos, escoger la adecuada y retocarla en algún programa toma bastante tiempo que por ahora me cuesta trabajo sacar.

Quizá existan más cosas que quisiera hacer pero que por el momento no recuerdo.

Por eso les digo que "no necesito tanta vida como tiempo dentro de ella".

¿A ustedes les sobra el tiempo? ¿Les gustaría tener más disponibilidad para hacer alguna cosa en particular?

05 febrero 2014

¿Y tú qué lees?


¿Cuántos libros te propusiste leer este año? ¿Cuántos libros has leído en tu vida? ¿Cuál es tu libro favorito? ¿Cuál es tu cita favorita? ¿Cuál es tu autor favorito? ¿Con qué autor tendrías sexo?

Las anteriores son preguntas que las personas acostumbran hacerme y he de confesar que son preguntas que no son para nada de mi agrado; a continuación les diré el porqué.

En algunas conversaciones que he tenido tanto como Novak, como la persona detrás de este mi particular álter ego, me han comentado que tengo pinta de poseer una biblioteca personal bastante amplia. La verdad es que si tuvieramos una conversación grupal ahora mismo, se darían cuenta de que esto no es verdad. La gente cree que porque me gusta estar informado, actualizado, y porque suelo tener conversaciones con tópicos distintos a Candy Crush, fiestas, Telehit, la Selección Nacional, etc, seguramente es porque leo mucho. Wrong!

Soy una persona a la que le fascina leer pero que no acostumbra sujetar libros entre las manos. Lo siento, yo no leo libros. A mí no me apasiona el olor de un libro nuevo; mucho menos me excita adentrarme en una lectura que vaya más allá de 10 páginas. Tampoco me gusta enamorarme de personajes, ni derramar lágrimas por las tragedias que sufren estos.
Los textos que a mí me gustan disfrutar son aquellos en donde obtengo la opinión de las personas. Textos que van desde lo informativa que puede ser una columna periodística, hasta lo trivial que puede ser un blog personal. Lo que a mí me atrapa en esos textos son básicamente tres cosas: el tema, la redacción y la habilidad de decir mucho con poco.

Sin embargo, ante la sociedad, las personas que no leemos libros, somos unos imbéciles y seres inferiores con propiedades intelectuales efímeras. Así les han educado y de ahí no les vamos a hacer cambiar de opinión. Yo creo que está bien que las personas lo vean de esa manera porque así me doy el placer de encontrarme con esos seres de luz que se creen muy listos por leer 10 libros al año pero que a pesar del tiempo que llevan con este hábito, no reflejan nada de aprovechamiento salvo de un poco de léxico y una ortografía medianamente aceptable. Remarco que algunos ni eso.
Hay quienes creen que leer muchos libros es garantía de un incremento en la inteligencia. ¿Quién mierdas les dijo eso?

Por supuesto que estoy a favor de todas esas campañas pro lectura que se han venido desatando en los últimos años; por supuesto que pienso que leer cualquier tipo de libro ayuda a ejercitar el cerebro y a establecer puntos de reflexión; por su puesto que apoyo la idea de que una persona con el hábito de la lectura puede llegar a tener una mejor preparación y desenvoltura, pero para nada es garantía de que así será.
Mi punto de vista acerca de esas personas que alardean de "devorar libros" y por ello creen ser muy cultos e intelectuales es que, para algunos, la realidad dista mucho de ser así.
Sigo firmemente la filosofía acerca de que siempre es mejor la calidad que la cantidad. Entonces, no por leer muchas letras necesariamente uno está nutriéndose de conocimiento e intelecto.
La mejor analogía que puedo encontrar para esta situación es planteando como referencia a una persona que come alimentos en exceso que son poco saludables y muy engordativos. Una persona que abusa en la ingesta de frituras y grasas, comparada con otra que consume regularmente frutas y verduras, para nada podrán tener ambos resultados médicos similares.

Creo que leer cualquier tipo de género literario es bueno siempre y cuando el ejercicio se enfoque estrictamente en practicar la lectura. Porque vamos, no podemos decir que da igual leer lo que sea con tal de leer.
Compaginarse con historias de aventura, de romanticismo, ciencia ficción o policíacas, brindará horas de sana diversión en un cómodo sillón que a la larga lo único que incrementará será un amplio vocabulario.

No sé si explico mi punto. Me da gusto que las personas encuentren entretenido pasar su tiempo leyendo libros populares porque de alguna manera mejoran su proceso de comunicación; pero creo que si invirtieran un poco más en leer cosas más productivas con temas reales basados en política, economía, ciencia y cultura, en verdad podríamos llegar a ser mejores personas. Hay mucho conocimiento que podemos obtener ya sea de un libro, una revista, un blog, o hasta de una chingada tesis; pero creo que lo importante es aprender más sobre como funciona el mundo.

Sé que existe gente que lee bastante pero creo que no todos canalizan ese entusiasmo por algo que en verdad valga la pena. Si pudieran equilibrar la calidad de lo que leen, sería de mejor provecho no solo de manera individual sino para toda la humanidad.

Mi clave para combatir y compensar mi falta de entusiasmo por libros de 500 páginas, es leer mucho de a poquito. Trato de leer lo más que pueda sin llegar a esclavizarme con un solo objeto ya que, a través de los años, he comprobado que pasadas las 50 páginas de lo que sea que yo lea, me aburro. Y no es porque únicamente haya probado títulos poco atractivos o de bajo interés, sino que siento que pasar demasiado tiempo en algo me hace perder tiempo y por ello termino abandonando la idea. No me juzguen, ese es mi caso y considero que es muy aislado.

Lo que no considero aislado, es el hecho de que las personas deberían leer más sobre hechos verídicos y científicos y no solo limitarse a historias fantasiosas y ficticias.

Sinceramente, en lo personal, prefiero pasar a leer los blogs de todos ustedes que comprar un libro nuevo y sentarme a pretender que lo estoy disfrutando. No, a mí me gusta ser cautivado por lo que ustedes puedan producir y lo que ustedes puedan opinar. A nada le pongo límite, sé que ahí afuera hay muchas personas que tienen talento para hacerme reflexionar con escritos que llegan a contener escasas 500 palabras; eso sí que me gusta.

A todo esto sólo me queda aconsejarles que no traten como idiota a una persona que no lee libros, ni traten como lúcido a alguien que lee "muchos", ya que en ambos casos se pueden llevar una sorpresa.