03 junio 2011

Sueños sobre el fin del mundo.



En días anteriores todos estuvimos enterados de la posibilidad de que nuestros días finalizaran, y al final nada sucedió. No conformes con eso, ya hay una nueva fecha para el dichoso fin del mundo, el cual aseguran que ahora sí se cumplirá la macabra profecía, así que habrá que esperar con qué pretexto se justifican el que no volverá a suceder nada.
Mientras la gente se pone como loca con estas noticias apocalípticas, otros disfrutamos y hacemos chascarrillos sobre el tema; al fin que todo hay que tomarlo con humor.
Sin embargo, aunque yo no crea en estas profecías, no estoy excento de que en mis sueños se desate mi imaginación y me cree un final de existencia muy peliculesco.

Esto es lo que soñé anoche:

Parecía ser una noche común y corriente cuando me fui a dormir. Recordé mis pecados del día y justo cuando quería arrepentirme de ellos... me quedé dormido.
De pronto desperté y escuché ruidos en mi casa. Salí de mi habitación y había una fiesta familiar en donde todos estaban ya pasadísimos de copa. Como recién me había despertado, no tuve intención de unirme a la pachanga por lo que decidí salir a tomar aire fresco.
Salí a la terraza de mi casa a respirar el aire de madrugada mientras me tomaba un poco de agua. Alcé la mirada al cielo en busca de la luna y fue donde mi sueño comenzó a ser emocionante.

Un pequeño objeto cuadrado atravesaba el cielo ante mis ojos y yo no lo podía creer. El objeto avanzaba a velocidad media mientras que se perdía y aparecía entre las nubes. Lo primero que me vino a la mente fue que se trataba de un satélite, puesto que es común verlos por las noches despejadas. Pero lo que me llamó la atención era que aunque a esa distancia se apreciaba pequeño el objeto, nunca había visto un satélite del tamaño y forma del que estaba viendo. No tardé en apreciar otro objeto similar, y luego otro. Eso ya era raro.

Cuando menos lo esperé el cielo se iluminó en un tono naranja y rojizo y miles de pequeños objetos similares invadían el espectro. Grandes bolas de fuego se desataban ante mis ojos, y cada vez más y más objetos se pastoreaban en direcciones erráticas y al parecer sin curso. Me asusté, ciertamente.

Ante mi impresión, me fue inevitable sostener el vaso que traía en la mano y lo solté, rompiéndose en el piso y haciendo un pequeño ruido lo suficientemente estruendoroso como para llamar la atención de los invasores. Y sí, lograron avistarme desde lo alto y me apuntaron a los ojos con poderosos (y molestosos) rayos láser como de esos que venden en las ferias y cuestan $50.

¡Hijos de su madre! Ya me vieron. -Expresé. Y creo que hasta tuve una leve incontinencia, pero creo que más bien fue un poco del agua que me cayó encima.

Entré apresurado y corriendo a mi casa. Lo hacía con las manos levantadas y corría en forma de círculos y dándome de golpes con la pared. ¡Qué! No me lean así; cada quien se espanta ante una invasión extraterrestre como quiere ¿no?

Fui hacia donde estaban todos en la fiesta y grité: ¡No mamen! ¡Nos están invadiendo los extraterrestres! A lo que ellos sin hacerme caso seguían disfrutando de sus bebidas embriagantes y riendo como idiotas. Entonces me enojé y les volví a gritar pero un poco más fuerte: ¡NO MAMEN! ¡NOS ESTÁN INVADIENDO LOS EXTRATERRESTRES! Y entonces fue que me robé su atención y un profundo silenció nos arropó hasta que unos de mis tíos presentes dijo: ¡Saluuuuuuuuuu! Acto al que todos se sumaron, brindaron y siguieron bebiendo.
Como era inútil el intentar dialogar con borrachos, me dirigí hacia la ventana a ver como seguía la situación. Pude ver como el panorama era el mismo. Luces rojas y pequeñas explosiones se miraban desde abajo. Una navesota así bien grande como del tamaño de una nave invasora gigante a punto de darle en la madre a un inofensivo planeta, lideraba a las naves pequeñas. Traía muchas luces de colorcitos y pareciera que promocionaba algo porque en verdad llamaba la atención. Sabían que los observaba porque nuevamente me apuntaron a los ojos con un rayo láser.

Cerré rápidamente mis ventanas ante el temor de quedar ciego y quise intentar una vez más el advertir a los de mi casa. Tomé por los pelos a un tío, me acerqué a la ventana y le dije: Mira recabrón, ¿ves eso que está ahí arriba? ¡pues ya nos llevó la chingada!
Mi tío vio entonces lo que estaba pasando y fue a alertar a los demás.
Yo corrí al televisor para sintonizar a López Dóriga a ver si tenía noticias de lo que pasaba, pero no lo encontré. Cambié de canales a lo tonto pero la barra de programación era la habitual. Al parecer no en todo el mundo se estaban dando los avistamientos. Entré en pánico y corrí a apagar mi módem inalámbrico ante la posibilidad de que se infiltraran por la WiFi y nos quiera dominar o algo. Bueno, así lo soñé. Encendí de nuevo la televisión y vi que en otras partes del mundo ya estaban atacando y destruyendo las ciudades. Quise prestar atención a lo que decían en CNN pero la señal se distorsionaba mucho y me salía un mensaje: Estimado usuario, le recordamos que por falta de pago le estamos reduciendo la cantidad de señal de su video. Para solucionar este problema, favor de pasar a realizar su pago correspondiente del mes. Gracias.
¡Lo que me faltaba!, no pagamos el cable a tiempo ¬¬

Mientras discutíamos el porque demonios no se realizó el pago, volvimos a la realidad del asunto cuando escuchamos que en nuestra terraza nos aventaban fuego. Creo que querían quemarnos vivos.
Ya todos serios, crudos y bien cuerdos de lo que pasaba... nos pusimos a temblar y a llorar ante la situación. Como siempre, yo tuve que ser el valiente y decirles: No se pongan así, unos mugrosos aliens no van a venir a matarnos sin que les demos lucha.
Animé un poco a mi familia y comenzamos a buscar armas para poder combatir cuerpo a cuerpo. A uno se le ocurrió que sería buena idea hacer bombas molotov, pero que ante falta de gasolina no era tan buena idea. Otro dijo que sí las podíamos hacer con las botellas de alcohol que se estaban tomando, pero otro más dijo que ya no quedaban botellas llenas ya que casi se las acababan todas.

Mientras dejé a cargo a mi "infantería", intenté enviarle un correo a mi novia para informarle de lo que sucedía y preguntarle si ella estaba pasando por lo mismo. El correo no salió. Me dije: ¡Madres! ¡Nos han cortado el Internet esos malditos! ¡Ahora sí es el fin del pinche mundooooo goeeeis! mientras corría en círculos, con las manos levantadas y dándome golpes en la pared. Luego recordé que fui yo quien había apagado el módem momentos antes ¬¬.

Justo cuando le di enviar a mi correo, toda energía eléctrica se colapsó, absolutamente todo dejó de funcionar.

Nos quedamos a oscuras y escuchábamos como las naves iban aterrizando en el patio de mi casa. No no no, que pinche miedo, ustedes nunca han sentido un miedo así, ¡se los aseguro! Se podía escuchar como en los techos se iban formando como si fuesen agentes federales allanando mi casa porque ahí se vendiera droga. Ya nada quedaba por hacer más que luchar hombre contra alienígena y que ganara el más fuerte.

Ya me veía yo picándole los ojos, haciéndoles un ¡PUM! ¡CUAZ! ¡POSH! ¡ZAP! y demás efectos de golpes de cine barato cuando... desperté.

¬¬'

Me quedé con las ganas de salvar al mundo y ser el nuevo rey :(

Como dije, seguramente mi sueño se debió a los recientes acontecimientos sobre el fin del mundo y que la noche anterior visualicé el video de como el transbordador Endeavour cruzó nuestra atmósfera yucateca unas noches atrás. Evento que también me perdí ¬¬

Me hubiera gustado terminarles de contar el sueño pero me desperté antes de que les diera su merecido a los invasores. De todas maneras ustedes ya saben que en todas las historias siempre gana el guapo.

No me quejo de lo que soñé, en verdad era tan real, en verdad sentí miedo, en verdad me veía tan guapo. Disfruto mucho de soñar sobre invasiones alienígenas ya que no es la primera vez que lo hago; este fue como mi cuarto o quinto sueño sobre ello.

Espero algún día también poder soñar que lucho con la resistencia liderada por John Connor y que juntos derrotamos a los T-800 y a Skynet. También me conformaría con soñar que estoy en un bar y le gano a las vencidas a un robot de esos y me quedo con sus lentes de sol y el respeto de todos los presentes. Seguramente me vería muy guapo.



6 Comentarios:

frecuenciax.com dijo...

Pus, Chidos sueños (seguro influenciados x las noticias que te chutas) no los porros :P


Estamos en Frecuencia.

P.D. estaría chido que almenos el de los E.T fuera rial (algún día) :)

aLe dijo...

jajajajaja Para la otra no se te olvide pagar el cable!!! y el internet!!!!
¿Cómo se te ocurre apagar el módem? ¿así como nos vamos a enterar? Claro!!! solo piensas en salvar y enterar a tu novia y a los demás que nos lleven los aliens Jum!!

El Rey de Todas Las Reinas dijo...

jajaja, yo ya he soñado varias veces que nos invaden los extraterrestres, y casi estoy seguro de que sé exactamente del miedo del que hablas. Mi cerebro se las ha ingeniado para crear una sensación de miedo específica para cada tipo de pesadilla que tengo y esa es de las peores jajaja.

Cuetzpallin dijo...

Yo sólo una vez soñé q nos invadían los extraterrestres... en ese mismo sueño se caía la luna. Y se inundaba la tierra... y se quemaban las casas. Todos los eventos apocalípticos en un solo sueño, pa no volver a soñar de nuevo con lo mismo.

Los mayas dijeron que se va a acabar el mundo hasta el 2012.. me voy a esperar hasta entonces para ver si es cierto.

Pecesita Voladora dijo...

Cagado.

Yo una vez soñé a un pinche taco gigante que me lanzaba frijoles con carne en bombas que me impedían la movilidad. ¡Sí, ya se que está bien pendejo! ¡pero debiste soñarlo tú, yo estaba surrada de miedo!

Ely dijo...

jajaja lo que más me gusto es que tu familia ni te pelaba jajajaja ellos seguian en su mundo, capaz que los amtan y ni se enteran ash les aguaste la fiesta jajajajaja.

Y que mala onda que no sepamos que paso huberas hecho un final alternativo o algo asi como las movies esas de zombies :P oknot saludos!!!!!!