26 septiembre 2011

Te lo doy pero te lo quito


No sé si alguna vez a ustedes les ha pasado que sienten que ya tienen algo en sus manos y cuando menos lo esperan se los arrebatan bruscamente. ¿Les ha pasado?
Probablemente han experimentado la terrible decepción que es pensar que tienen seguro algo y que de pronto te dicen que siempre no.
En caso de ser afortunados y no haber vivido algo similar les voy a plantear unos ejemplos para que puedan imaginar una panorámica de la circunstancia.

Caso 1:

Están por comprar un auto; y ustedes como adolescentes que son han juntado un dinero por un par de años pero no es suficiente para comprarse un auto. En eso deciden pedirle ayuda a su papá y éste dice que les ayudará con el 50% para que ya lo consigan de una buena vez. Ustedes van, contactan al vendedor y arreglan el día para hacer la transacción. Un día antes de la compra-venta le recuerdan a su señor padre sobre su compromiso de brindarles ese dinero y el pelado les sale con que con mucha pena no podrá propocionarles tal cantidad (o ninguna otra) porque la va a necesitar para algo más. Ustedes se van corriendo a llorar a su recámara.

Caso 2:

Llevan saliendo con una niña por un largo año. Siempre se han respetado y han llevado la relación en buenos términos. Todo parece indicar que hay mucho futuro y los dos están contentos. Cabe mencionar que el sexo era lo de menos hasta entonces y nunca se había tocado el tema.
Cierta noche, viendo una película en la sala de la casa de la novia, abordan el que ya va siendo hora de dar ese paso especial entre las parejas. La muchacha dice que se siente lista y quiere intentarlo con él. Él se emociona y obviamente dice: "de una vez". La muchacha dice que ahí no, que mejor consigan un lugar para el próximo fin y entonces ahí le dará lo que tanto quiere. El novio no puede esperar a que llegue sábado por la noche. Ella le manda mensajitos de texto diciendo: "Ya merito nos toca. Espera unos días más".
Llega el sábado y la lleva a un bonito hotel gastando sus ahorros de tres meses, compra un vino, y muchos condones (por si acaso necesita más de uno). Después de una cena ligera pasan a la acción. Todo muy candente y muy emocionante y justo cuando se desnudan y están a punto de dar ese paso, a la chava le entra el arrepentimiento y dice que siempre no, que mejor se deberían esperar un poco más.
Creo que también sería válido ponerse a llorar en ese momento.

Caso 3:

Un compañero de trabajo necesita mudarse a otra ciudad dejando el puesto en la empresa. Ustedes llevan años trabajando con él y saben perfectamente lo que se tiene que hacer. En el departamento al que pertenecen solo son su compañero y ustedes y pues por deducción ¿quién sería el encargado de ocupar ese puesto? No contentos con la lógica, y para no errar, le comentan a su superior sobre el movimiento y éste les indica que en efecto ustedes van a ocupar ese lugar apenas se organicen bien las cosas. Ustedes se ponen retecontentos y motivados.
Pasan un par de semanas y dos días antes de ocupar el puesto que el mismo jefe dijo que sería para ustedes los hacen llamar a recursos humanos para informales que personal nuevo recién llegó y que lamentablemente no les podrán otorgar la oportunidad de momento, pero que no desesperen y que posteriormente haya algo más para ustedes. Já, chupen esa, suckers!

¿Entienden el punto o necesito exponerles más casos?

¿Ustedes se imaginan en algún caso así? Yo sí porque justamente hace poco me sucedió algo parecido. Y es bien feo que todo indique que ya tienes asegurado algo para que de un momento a otro te informen que siempre no se va a poder. Un puesto, un aumento, una vieja, una oportunidad, que más da. Lo que aquí cabe resaltar es el hecho de hacerse ilusiones con algo que pensamos ya nos pertenece y al final resulte que solo fue eso, una vil ilusión.

¿Creen que haya algo peor que eso? Pues sí lo hay. Miren que ofrecerles lo mismo y que, por segunda ocasión les hagan lo mismo, y ustedes caigan en el juego y nuevamente se hagan ilusiones, no tiene madre. Y eso justamente me pasó a mí.

Son golpes duros que nos dan no precisamente las personas, sino lo que la vida te tiene preparado en ciertas ocasiones. No te explicas como algo que va  tan bien aparentemente se pueda desmoronar en un abrir y cerrar de ojos, en una llamada, en un memo, o cualquier otro medio donde les puedan hacer llegar que "siempre no".

La pregunta forzada ahora es: ¿Lo debería intentar una tercera vez si me lo proponen, o eso ya serían pendejadas?


Moraleja: Ten cuidado con lo que deseas porque se te puede no cumplir.

10 Comentarios:

elemedrec dijo...

Yo pienso que con 2 está más que bien, ya es mucho chance. 3 ya es mamada de tu parte, es como no quererte ni un poquito. Y bueno, si lo que quieres es chingar, podrías aceptar y el que ahora diga que no (las veces que quieras) puedes ser tú. Que se pongan en tu lugar y que sientan la reata como tú la sentiste. Figuradamente, claro.

Saludos, G.

Alexander Strauffon dijo...

Lo peor es cuando sucede eso con algo relativo al amor. Que esa chica especial te hable bonito por internet, por teléfono, en persona... y cuando crees que es sincera, te manda al diablo.

Y a uno no le queda mas que continuar.

Danielov dijo...

Abogo por la segunda variable: 3 es demasiado.

Saludos.

ѕocιaѕ dijo...

Que si valga la pena o no, eso solo tú puedes saberlo, que tal a la 3ra es la vencida o no hay 5to malo.
Hablando de los casos que expones si el puesto de trabajo vale la pena, el salario, las responsabilidades como para ilusionarse y tal vez volver a pasar por lo mismo o de plano no es algo que sea la gran cosa.
La "vieja" si de verdad es algo especial que es mas allá del el sexo pues habrá que esperar, pero si ya es de "perdí un año de mi vida y nada, ahora me lo tiene que "pagar"" pues ahí no vale la pena ni tampoco ponerse a llorar justo ahí jajaja y de dinero, imagínate si cuando prestas no tienes la seguridad de que te paguen, menos cuando pides prestado
Y cualquiera que se la situación hay que ver que tanto vale la pena y si decides caer otra vez pues ya vas más preparado a que tal vez no se den las cosas como esperabas. En la vida no todo puede ser miel sobre hojuelas, sino no tendrías que publicar.

Saludos

elemedrec dijo...

Yo sigo insistiendo: ¡QUÉ SE PUDRA LA TERCERA OPCIÓN!

frecuenciax.com dijo...

Peor que el caso 2 (no creo)de hecho es imperdonable que pase a esa "grado" de situación :S

Estamos en Frecuencia.

::aDa_MaDriNa:: dijo...

Díficil situación hee, y sí no es que todos, la mayoría hemos pasado por algo así, YO, Ada Esmeralda P.C. creo que pudiera valer la pena una tercera, pero una tercera con condiciones, de todas las parte involucradas claro. Con previo aviso y previas consecuencias establecidas.

Que tengas una excelente noche y una excelente decisión. Después de bastante tiempo... te dejo un gran abrazo.

SusuBlog dijo...

pues si tanto lo deseas... intentarlo 1 millón de veces si es necesario hasta lograrlo.


Su.

Ely dijo...

No hay quinto malo y bueno creo que la unica que si lloraria es la 3 la uno como que mejor trabaja y tu comprate tu carro, se siente bonito decir no no me lo compraron mis papas me lo compre yo :) la 2 bueno ahi si no se jejejje cada quien y si ella decide que no era el momento pues al menos ya te hachaste un taquito de ojo jajajaja ok not!

U.U y si tengo ojos unos muy grandes por los que mi hermano el mayor me hace burla :P jajajaja abrazos!

Novak dijo...

Dreck: Ojalá y pudiera ser yo el que tenga el poder de decidir pero lamentablemente pocas veces llegamos a tener ese poder sobre los demás. Anyways.

Alex: No te proyectes tanto... o sí, que para eso estamos acá.

Danielov: Creo que desde la dos ya era demasiado.

socias: Lo malo de estar dando oportunidades a las oportunidades es que les llegas a perder el interés y pudiera ser que si te llegan a dar el sí, ahora resulte que tú seas el que ya no quieras. Bueno, es solo una teoría totalmente empírica.

Dreck: Esperemos y les vendré a contar si hubo la tercera.

frecuenciax: Te aseguro que es de lo más común.

Ada: tendré encuenta tu consejo. Sí, eh, luego de mucho tiempo te apareces, pero que gustazo que lo hayas hecho.

Susu: ¿1 millón? Veré si me alcanza la vida para intentarlo tantas veces. Buen consejo.

Ely: "un taquito de ojo" jajajajajaj pero todas las opciones son inventadas, ash, a mí no me ha pasado eso.
Volviste y es lo que importa. Gracias.