25 enero 2011

Por un asalto mejor


Estaba analizando los recientes acontecimientos ocurridos a su servidor, específicamente el desagradable sabor de boca que me dejaron estos, así como sus consecuencias plasmadas en traumas que ya no se borrarán. Al menos en un buen tiempo.
Pensaba en como a partir de tales sucesos es que ahora ya no veo ni confío en las personas como antes. Divagué un rato en que es lo que me habría afectado más, si el que me hayan chingado o la forma en que me hayan chingado.

Verán:

Ustedes van por la calle pendejeando con el celular distraidos cuando un sujeto se les aparece de la nada apuntandoles con una pistola y les grita:


-Haber puto/zorra. Ya te cargó el pallaso. Dame todo lo que traigas.
-Está bien señor, pero no me haga daño.
-Cayate, no te dije que ables. Baja la cabesa, no me veas puto/zorra.
-Si , señor.
-Entrégame todo, no quiero que te pases de listo(a). Azlo o te mato a qui mismo. Nostoy jugando puto/zorra.
-Eso es todo señor.
-Yastas puto/zorra. Pelastes. Aora largate y no voltes haber.


Después de eso, haces lo que te dijo, caminas pensativo de que te chingaron y se llevaron tus pertenencias. Por consiguiente nuevamente vas pendejando distraído y no te das cuenta de que otro asaltante ya te arribó apuntándote con una pistola y gritándote:


-Haber puto/zorra. Ya te cargó el pallaso. Dame todo lo que traigas.
-Señor, no sea así, me acaban de asaltar 3 cuadras atrás y no traigo nada. Se lo juro.
-No me mientas puto/zorra. Con migo no hay juegos. Saca lo que trais.
-En serio, le digo que me acaban de asaltar y entregué todo.
-¿A si? ¿tonces no trais nada?
-No señor.
-Pus pa' que se te quite... ¡Tomaaaaa!


Y que reciben un golpe con el puño mugroso del asaltante. Tal vez se pregunten ¿por qué los golpearía con el puño si trae una pistola? Pues porque encuestas recientes a asaltantes han declarado que los "herramientas de trabajo" que utilizan son de utilería y plástico ya que ellos andan tan jodidos como nosotros. Si les digo que la crisis anda en todos lados.

Pero entonces, ¿no les daría coraje que los asalten dos veces en un mismo día? ¿No les enojaría que un desgraciado venga a gritarles y a arrebatarles sus cosas así como así? ¿No les daría asco que la persona que los asalta muestre señas de alcoholismo o drogadicción, esté desaseado, que tenga problemas de aliento y que encima no esté a la moda?

Si han respondido "si" a alguna de las respuestas, entonces sigan leyendo. De lo contrario me vale madres (pero sigan leyendo también)

¿De qué manera pudieramos nosotros evitar quedarnos con traumas y corajes tras un asalto? ¿Cómo pudieramos evitar el índice de violencia y asaltos en las calles? ¿Cómo hacer de este país uno mejor?
En realidad... no mamen. Esas cosas no tienen respuesta, este país no tiene remedio así que no se sigan preguntando cosas que no podrán resolver. Sin embargo, contradictoriamente si pudieramos mejorar la calidad de los asaltos. ¿Ven como se trata de perspectiva? No se trata de que se puede evitar, si no de como lo podemos llevar mejor. Me explico.

Por un segundo imaginen que haya un sindicato de Asaltantes Anónimos y Asociados, AAA. Una agrupación comprometida y responsable a formar verdaderos asaltantes de calidad. Un lugar donde los malvivientes sean entrenados, capacitados y hasta les den una manita de gato, porque la presentación cuenta mucho y ustedes lo saben.

Bien, vamos a pensar entonces en la siguiente escena. Nuevamente van por la calle pendejando distraídos con su celular de última generación llamado smartphone. Gustosamente le mandan una foto a su pareja, un correo al jefe o un SMS a su amante, en fin, de repente un caballero de gabardina y chistera con uno de esos lentes pipirisnais en el ojo y un bonito bastón de madera fina con acabado de piano les obstruye el paso e inicia un diálogo con ustedes:



-Disculpe usted caballero. Permitame presentarme, soy el Lord Inario, bueno, así me conocen por el rumbo. Temo informarle que me veo en la penosa necesidad de tener que pedirle me entregue todas sus pertenencias. Esto es un asalto y le aconsejo no ponga resistencia para que seamos breves y concisos.
-Pe-e... pe-ero.
-Descuide amigo, si usted coopera de manera rápida me retiraré inmediatamente. No tiene porque haber violencia ni vehemencia.
-Ve... ¿qué?
-Vamos, solo entregue lo que tenga en las bolsas del pantalón. Quiero su billetera, equipos electrónicos arriba de más de $1500, de lo contrario puede conservarlo. También le pido sus anillos, pulseras, dijes y todo lo que sea de valor. No acepto artículos de fantasía, pero si vales de despensa, cheques al portador, y billetes de lotería vigente. Eviteme la pena de tener que perforarle el estómago con mi pistola automática, eso sería muy doloroso para usted, totalmente desagradable para mi y absurdamente innecesario.
-ó_Ò'
-Vamos amigo, no tenemos todo el día.
-Bue-ee-no, está bien. Aquí tiene.
-Eso es, me da gusto contar con su cooperación. Ahora permitame su mano izquierda para ponerle este sellito que certifica que usted ha sido asaltado por un miembro de la triple A. Con este sello usted honorable transeunte, garantiza que ningún otro asaltante lo molestará hasta que la tinta se elimine de su cuerpo. La tinta dura aproximadamente 1 mes si es que no se lava la mano. ¿Vio que fácil, rápido y sobre todo seguro? Esto es más seguro que comprar en Internet, ya ve que ahi le sale cada estafa. También le hago entrega de mi tarjeta de presentación donde encontrará por igual números de asesores telefónicos bien entrenados en caso de que usted tenga problemas de nervios o psicológicos tras este encuetro. Llámeles, son muy buenos.
Bien, pues ahora solo le pediré que siga su rumbo sin voltear a ver. Muchas gracias y que pase un bonito y muy agradable día. Saludos a la familia.
-ó_Ò'




¿Notaron la diferencia? No hubo malas palabras, no hubo pánico, quizá un poco de asombro pero nada más. Seguramente el asaltante usaba algún traje de diseñador y colonia de más de $300. El tener la seguridad de que nos asalte un ratero calificado y certificado nos da la tranquilidad de que si cooperamos no saldremos lastimados. Además, nos garantiza la póliza de seguro de que si ya fuimos hurtados, nos corresponde un lapso de 1 mes (si cumplimos las restricciones de no lavarnos las manos) para superar el incidente en caso de que nos afecte, cosa que sería muy raro.
Tener un asalto de este tipo sería cosa distinta, sería una experiencia totalmente nueva e innovadora. Lo más importante es nuestra seguridad y una organización tan formal y comprometida como lo sería la AAA, se encargaría de graduar a elementos de óptima calidad. No sé ustedes pero esta nueva forma de asaltos creo que ayudaría mucho a quitarnos el miedo de andar en las calles solos, ya que, si de todas maneras seremos asaltados, que mejor que nos toque un señor amable, elegante y con clase, o ¿por qué no? una rubia despampanante que nos quite el habla pero no precisamente por su mal aliento o su facha de naca.

Les recuerdo, la cosa no es erradicar la delincuencia porque ciertamente eso es algo muy difícil, pero si podemos cambiarla y hacerla agradable.

Si ustedes tienen más propuestas e ideas en las que nuestros asaltos sean más amenos, por favor dejen sus sugerencias en los comentarios.



¿Los ladrones que todos quisiéramos ver en las calles?



17 enero 2011

Un viaje lleno de experiencias

Que raro se siente abrir el bloc de notas y tener intención de escribir un post. Sí, bloc de notas, si ustedes redactan directamente en el editor de Blogger nunca serán tan cool como yo, aprendan esa lección de la vida.


Si bien es cierto que no tenía cabeza para dedicarle tiempo al blog por los motivos que ya todos saben, mi visita a Torreón para ver a mi novia del Internets, confieso que he perdido un poco de interés en esto de la posteada.
Antes me quejaba de que ya no posteaba tan seguido por la atención que les roba Facebook, de la falta de comentarios inteligentes o divertidos y la falta de educación y desempleo en el país. Culpaba a mis archienemigos del kinder, a todos los demás bloggeros por no postear cosas interesantes, a Hugo Chávez, a la Selección Mexicana (en especial al Guille, claro) y hasta culpa le echaba al calentamiento global. Ahora admito que era por la pura flojera. Pero no sucumban ante el miedo de no volverme a leer mis estimados lectores que ya tengo ganas de escribir como antes; así de cambiante soy yo.

Un mes atrás estaba concentrado exclusivamente en mi viaje. Solo eso tenía en la cabeza, así como muchas sensaciones e inquietudes me envolvían, por lo tanto, escribir no estaba entre mis prioridades, pero eso ya pasó. Ahora que he escrito una página muy bonita en mi vida, luego de conocer más a fondo a mi novia, luego de convivir con ella y luego de quedar chingosmil veces más enamorado de lo que estaba, ya me siento tranquilo y puedo volver a pensar en mi blog. Aunque les advierto que para cuando a ella le toque venir estaré otra vez en las mismas, así que si yo fuera ustedes sería más feo no me perdería el leer todos y cada uno de mis posts apartir de ahora. También se vale leer los pasados, como no.

Se suponía en un principio que no les tenía porque informar de lo que me pasara en mi vida privada porque esto no es Facebook o Twitter para que anden de chismosos. Sin embargo, ante los múltiples acosamientos y su interminable insistencia por saber que pasó en el viaje, les complaceré informándoles a grandes rasgos. Sean felices y mueran en paz después.

Para comenzar e irme rapidito sepan que no todo fue hermoso, mágico y de color azul pastel, también tuve momentos difíciles, tristes y malos. ¿Pero qué les parece si les hago un par de listas en orden cronológico de acuerdo a los hechos para expresarlo mejor?




Lo malo:

Mientras esperaba mi vuelo de ida en el aeropuerto, se me olvidó que debí anotar mi clave de usuario Infinitum. O sea que tenía señal de Internet pero no la clave para acceder. Bien burro que me vi.

Desde que llegué noté el cambio de temperatura y los mocos se comenzaron a apoderar de mi. Lo bueno que solo de noche me pasaba.

A penas tres días tenía por ahí y nos asaltaron a mano armada y con violencia cuando íbamos por una avenida. A ella le apuntaron con la pistola (a mi no porque creo que les dí miedo a que les hiciera algo) Nos quitaron dinero en efectivo, una cámara fotográfica (y yo que les iba a enseñar una foto de mi rostro) y nuestros teléfonos celulares. Malditos bastardos, por su culpa ya no nos mandamos mensajes de texxxto. Urge que tengamos de nuevo teléfonos.

Me retiraron de mi cuenta una cantidad bastante considerable porque tardé un par de horas en reportar mi tarjeta como robada. Aunque al final logré que me repusieran esos cargos que hicieron y ya puedo invitarles a los tragos si así lo desean. Maldigo a los cajeros de los supermercados de esa ciudad por no pedirles identificación. También maldigo a los asaltantes.

A los dos días de nuestro "propio asalto" presenciamos otro en un minisuper donde andábamos comprando. Ella se enoja que lo diga pero hubo una ligera probabilidad de tomarán como rehén a uno de los que estábamos en la tienda. Al final solo asaltaron al dueño del minisuper y nos quedamos con el susto y la mala experiencia. Ya después supimos que era un ajuste de cuentas entre unos nacos, perdón, NARCOS, (bueno es lo mismo) y su delator pero por cuestiones de seguridad no diré más datos del incidente. Pinches ciudades del norte, están bien feas, nada como mi tranquila y aburrida Mérida.

Dados los hechos, optamos por salir lo mínimo a la calle porque no queríamos correr los riesgos; y eso que teníamos muchos planes para visitar tantas cosas. Ni al cine fuimos, ¿lo pueden creer? And for the record, llevo más de 1 año sin pisar una sala de cine. De nuevo, malditos asaltantes.

Por no salir mucho, no nos quedó más que comprar mucha comida para las pláticas que nos aventabamos y para ver películas, entonces, subí de peso. Ash, y todo lo que había bajado. A partir de ahora serán 405 abdominales en vez de las 400 que esporádicamente hacía.

Como en la cartera llevaba mi IFE y por pendejo no llevé otra identificación con foto tuve que pedir que me envíen documentos desde Mérida, ya que si no, se me iba a dificultar mi registro para poder abordar mi vuelo de regreso. Eso significa que me generó gastos extra y que incomodé a mi familia.

Tuvimos que hacer una declaración formal en la PGR.

De tanto cambio brusco de temperatura que experimenté, ya en los últimos días me enfermé feo y tenía mucha tos.

Estando de nuevo en el aeropuerto para regresar, me di cuenta que olvidé de nuevo anotar mi clave de usuario Infinitum. Eso ya es pendejez.

Me tuve que separar de ella. Eso fue lo más malo del viaje. Snif.




Lo bueno:

Por muchos asaltos que hayamos experimentado, no tuvimos agravio físico, un poco del psicológico pero confío en que se nos pasará en unos meses. Agradezco a los asaltantes de que hayan sido amables de no golpearnos y dispararnos, de verdad gracias. Así hasta ganas dan de que lo asalten a uno (?)

Pudimos estar juntos en el final de la telenovela que veíamos, "No tengo madre" de Eugenio Derbéz. Se las recomiendo, búsquenla en Taringa o el Ares y así.

Me gané a sus padres. A uno me lo llevé a la bolsa derecha y al otro en la izquierda. Sus hermanos también me aprobaron.

Siendo la primera vez que convivía con la familia de una novia, y siendo por tantos días (19), de verdad que fue todo perfecto. Me trataron como invitado de honor, fueron muy amables y cálidos y me hicieron sentir muy bien. También me dieron de comer mucho y muy rico.

Hablando de comida, la novia se portó muy bien de igual manera y me cocinaba en el desayuno, el almuerzo y la cena. Por cierto que cocina DELICIOSO. Tan linda mi novia. #Yosimecaso

Compartimos un viaje a Zacatecas con toda la familia y fue genial. Aunque nos peleamos minutos antes de subirnos al teleférico, una de las principales atracciones de esa ciudad, del resto fue muy bonito el viaje. Recorrimos muchos paisajes pintorescos tomados de la mano.

El suegro me invitó a unas micheladas bien ricas (con camarón y frutas ácidas). Dicen que cuando el suegro te invita las chelas, es señal de que te aprueba para que te quedes con su hija ¿será?

Conocí al Fernando Manda. Nos fuimos a tomar unos caféses al Starbucks, bien fresones nos veíamos. Es buena onda el wey. Lástima que no se pudo concretar otro encuentro pero será para la próxima.

Aunque estuve enfermo para nada dejo de darme de "esos" besos. No la culpo, la traigo loca.

Pasamos JUNTOS y por PRIMERA VEZ fechas importantes: Aniversario, Navidad y Fin de año. ¿Qué más podría pedir de ese viaje?

Y lo mejor: En este viaje quedó demostrado y bien claro entre los dos que queremos seguir la relación, y que no quedó en un simple encuentro. Nos dimos cuenta de que en verdad estamos interesados el uno en el otro y que podemos hacer de esto una historia bastante larga.





Lo extra, lo curioso y lo WTF:

Los de la PGR serán muy licenciados pero escriben como jovencitos de secundaria, con muchísimas faltas de ortografía. Bien estúpidos.

Los de la PGR hacen lentos los trámites porque tienen cara de hueva. TODOS.

Las copias en la PGR están bien caras. A $1.

Los narcos también lavan su ropa y usan suavizante. Lo sé porque cuando presenciamos el robo al minisuper uno de ellos aprovechó y se llevó varias botellas de suavizante. Ya lo saben, si abrazan a un narco, es probable que su ropa se sienta pachoncita.

En las tiendas la Coca-cola se vende caliente quesque por las bajas temperaturas, y si la quieres fría te la cobran $2 más cara. #ULTRAWTF

En el norte les llaman "muebles" a los autos. Lo primero que me vino a la cabeza al escuchar la expresión fue obviamente un sofá con ruedas. ¿A poco no?

En el norte le llaman almorzar al desayuno. Que raro.

En el norte, las personas del sexo masculino tienen cara de malandros. Dan miedo. Digo, aquí en el sur también tienen cara de malandros pero en realidad dan risa.

Me cansé de esperar la nieve y no cayó. Ni siquiera la lluvia ;(




A grandes rasgos, así viví mi aventura de 3 semanas a lado de mi flaca. Muchos me han de pensar que no debí ir por lo que me pasó, pero yo les diría que, sin titubear volvería a ir tantas veces se pudiera aún sabiendo que me pasaría lo mismo, y todo por saber que estaría a su lado. Me fui sabiendo que la iba a pasar muy bien, pero no sabía que iba a quedar tan fascinado de su belleza, actitud y de su persona, así como tampoco sabía que iba a regresar con la experiencia de mi vida por haber resultado mejor de lo que pensé. Lo malo fue el dolor de tener que dejarla y quedarme ahora con este vacío que se siente por haberme llenado de felicidad mientras estuvimos juntos, y no sé como pero ella me tendrá que rellenar ese vacío nuevamente volviendo a estar a mi lado y me tiene que cumplir. En serio que la impresión que ella causó en mi fue algo muy inesperado, y sobre todo muy bonito y además causó el verdadero #EfectoLore. Conservaré los recuerdos de mi reflejo en su mirada, el brillo de su sonrisa y de la suavidad de su piel, sin olvidarme del aroma de su cuerpo, los rizos de su cabello y de su voz diciéndome: Te amo Novak. Quiero volver a vivir todo eso cuando esté en mis brazos.
Ahora sé que la quiero para mi y yo sé que me quiere para ella, ¿y les digo algo? esta historia apenas está comenzando.