18 abril 2011

Lo chusco del deporte 7

Ya tenía abandonada esta sección de "Lo chusco del deporte" y hoy una vez más se las traigo. En esta edición se tratará de los superpoderes que llegan a desarrollar algunos atletas, que debido a su ardua dedicación, pasión y ambición logran romper las barreras de las posibilidades humanas haciendo cosas extraordinarias e increíbles.

Por ejemplo vean a este torero que para burlar al toro cambió la capa roja de caperucita por un estilo de vuelo muy a lo Peter Pan.





Algunos atletas pasan tanto tiempo en el agua que logran algo más impresionante que flotar. Incluso hacen ver a Criss Angel como un aficionado cuando hace su truco.





De no ser por la siguiente foto no creerían que hay quienes logran el asombroso poder de convertirse en piedra. Seguramente no le tiene nada que envidiar al señor cara de papa de Toy Story.





Para muchos de nosotros es obvio que por la edad ya no podemos flexionar la espalda y tocar con nuestros dedos las puntas de nuestros pies, pero lo que esta chica logra hacer es una burla total.





Hay quienes logran cosas sorprendentes como el jugar Jenga Extremo con una pila de ladrillos, caminando por unas brasas ardientes y dando ligeros brinquitos cada 3 pasos.





Y si hablamos de más cosas extremas vean al siguiente ruquito que con la motocicleta le hace al hombre araña y sin manos. Yo ni siquiera puedo manejar mi bicicleta sin soltar el manubrio. Snif.





No sé que tanto poder de telequinesis pueda tener este sujeto, pero viendo la foto les aseguro que no me atrevería a provocarlo por nada del mundo.





Y claro, habrá quien también le hace a eso de la levitación pero hay que hacerlo con estilo. Si tuviera que poner cara de berrinche como el siguiente sujeto mejor no quiero ese poder. Aunque si me voy a ver tan guapo como Gokú haciendo un Kaioken pues si valdría la pena.





Siguiendo con lo de los estilos, aquí les dejo a esta esgrimista que usa uno muy particular tipo Campanita. Que oso.





Y ya para finalizar les dejo a estas chicas que si bien no son atletas tienen el superpoder de robar la atención en los medios tiempos de los partidos.




¿Ustedes tienen superpoderes?

Nota: Beber o dormir por largas horas ininterrumpidas no es un superpoder.

14 abril 2011

Un limón que no es tan amargo como se cree.

Me ha dado de suerte que me ha tocado que personas que de verdad me agradan me piden cosas que por iniciativa propia no me gusta ser participe. Ya una vez hablé de los dichosos premios de Blogger y fue a mi buen amigo "Jaime Rivera" a quien usé para explicar que no socializo con ese tipo de actividades. Ahora es el turno de mi amigocho Lymon7up quien me ha pedido que escriba unas líneas acerca de él. Está será la primera y última vez que espero que alguien me lo pida ya que no le veo el caso de hacer este tipo de dinámicas en los que jugamos a hacerle de biógrafos, o será que a otras personas les parezca interesante pero a mi definitivamente NO. Sin embargo él es un sujeto bien chévere y a todo dar y por eso accedo a complacerlo a continuación.



¿Quién es el Lymon7up?




De entrada lo primero que nos llama la atención es su seudónimo, y es que nos lleva a pensar a que es un chico fresco, burbujeante y de tez... ¿verde? ¡pues no! Si nos fueramos por su apariencia (yo que lo conozco) diría que no tiene nada que ver su nombre, el sería más bien como un "soldado de chocolate" pero en su versión de 2 litros, y no precisamente por gordo ya que parece un fideo desparramado... wait... me pagó suplicó que no hablara mal de él. Va de nuevo. Decía que por su apariciencia delgada, con su porte de basquetbolista amateur (ignoro su altura, ni que lo fuera a meter a un clóset) y su piel chocolatosa, le vendría mejor el mote de soldado de chocolate. Sea cual sea el caso, a una persona no se le juzga por el nombre sino por la cantidad de estupideces que pueda llegar a cometer ¿o cómo era?

Basta platicar un rato con él para que uno se de cuenta que sobresale de entre los demás. Y si, su estatura es parte fundamental para esta notación, pero no por ahí va la cosa. Por su mote se pensaría que se autodenomina así por ser un tipo amargo, sidoso... digo, acidoso, y bastante común y corriente como fruta de mercado chacaloso. Malas noticias si eso piensan de él.

Lo que si puedo asegurar es que el Lymon, o "la limonada" como le decimos los cuates, destaca por su exquisita clase y variación de tópicos a conversar. Con él se puede pasar un rato bastante agradable abordando diversos temas de plática sin llegar al aburrimiento. Eso si, no se confundan, cuando digo clase no me refiero a que viste de frack, guantes y chistera, más bien viste demasiado casual diría yo. Es más, una vez lo invité a un evento social al cual le indiqué tenía que ir formal. Me creerán que el muy zopenco llegó con una camisa hawaiana de color amarilla, bermuda de mezclilla y huaraches, sin mencionar los lentes de sol que llevaba... cuando el evento era de noche.
Ok, no es cierto, no lo invité a ningún evento de esos así que no fue tal cual lo acabo de describir, pero estoy seguro que así iría de haberlo hecho. Sobra decir que por ello no lo llegaré a invitar a ningún evento de gente finolis.

Bueno, no se trata de dejar mal al amigo Lymon, lo que si puedo decir es que yo lo recomiendo a que lo lean. No por nada vi en él un diamante en bruto cuando leí su blog que por pereza nunca actualiza. De inmediato quise que sea parte de mi equipo blogbusero. Lo bueno es que se emocionó de ser parte del BlogBus Team; lo malo es que no se le quitó lo perezoso y solo hizo un par de posts (muy buenos por cierto), ¡bah! es un pinche vago (igual que el resto del equipo).

Con su escritura fina, su ávido ímpetu por envolverte en sus letras y su exquisito manejo de las palabras, les aseguro que les robará la atención en todo lo que tenga que decir.

No me queda nada más que agregar salvo que nunca, nunca, nunca y por nada del mundo lo intenten abrazar cuando esté sudado, ya que despide un zumo bastante pétrido que se impregna en sus narices y no se va por 3 días... ok tampoco es cierto, o si, no lo sé, y sinceramente no lo quiero averiguar.

Larga vida al Lymon7up.