22 octubre 2011

Aniversario 2.2





Y para que no se sienta triste mi blog porque en su momento, la mera verdad se me pasó, es que quiero informar que en agosto pasado cumplí mi segundo aniversario de blog, por lo que en estos días viene siendo un aniversario 2.2.
Andaba ocupado en otros asuntos del amor y la verdad no tenía cabeza para el blog (espero me perdones, amigo). Blog, carnal... trataré de compensarte presentandote buenas y entretenidas páginas y prometo casi no olvidarte una próxima vez.

Nunca es tarde para decir lo que sentimos y lo que pensamos de algo/alguien; nunca es tarde para revelar que aunque se nos haya pasado algo en su momento, en realidad sí tiene importancia para nosotros y por eso debemos tener la confianza de hablar. Como yo, que con la cara cubierta en una bolsa de papel, vengo a decirle a mi blogsito: ¡Feliz aniversario 2.2! 



*Felicítenlo porque de repente es bien sentido*


18 octubre 2011

A rezar, que no queda de otra.




Hace no mucho decía que estamos en épocas difíciles, en verdad muy difíciles para cualquiera. Ya no hablo sólo de nuestro país, sino del mundo entero. Hay problemas de salud, de seguridad, de dinero, de amor, de libertad. Estamos jodidos, pues. 
¿Qué nos queda por hacer? ¿luchar? ¿resignarnos? ¿hacer como que no pasa nada?

Y voy con lo mismo, las nuevas generaciones son las que tienen la respuesta. Son los niños que están entre nosotros, y los que están por llegar aun, los que tienen la clave de la supervivencia. Y como se trata de crear en ellos una fortaleza interior, una seguridad de hierro, convicciones sólidas, etc, es que varias religiones de todo el mundo se han reunido, opinado y llegado a la conclusión que Dios ya no nos quiere mediante la meditación y el rezo podrán encontrar esa confianza que tanto necesitarían. Y en vista de que los padres de ahora no inculcan ese noble hábito, han lanzado al mercado este precioso y apapachable oso de peluche que ayudará a que sus hijos cumplan con su labor espiritual.



Si gustan adquirir alguno de estos productos puede hacerlo en su Chedraui más cercano por el costo de $188.

PD 1: No se apresure en comprar, de momento no parece que el producto se vaya agotar pronto.
PD 2: Que la ayude nos llegue, de donde sea pero que nos llegue ¿cierto?
PD 3: El título de la entrada es mero sarcasmo por si no lo notaron a simple vista. De hecho, toda la entrada.


11 octubre 2011

Porque los mexicanos no llegan a astronautas



Sé que nadie lo había estado esperando pero bueno, ya tiene tiempo desde que di comienzo a mi comic titulado "The Novak Show" y hasta ahora les vengo a traer un segundo episodio. Y no me reclamen porque en primera ni les gustó mucho el piloto y en segunda me da mucha flojera hacer este tipo de material. Sin embargo para que no quede con que no cumplo lo que digo ya estoy de vuelta con este nuevo capítulo. 

Y como podrán apreciar bajó mucho la calidad de la edición jajajajajajaja ¿pero qué querían? ninguno de ustedes se ofreció para hacerlo por mí darme unos cursos o pasarme unos tutoriales. 

Ahora sí, les dejo con The Novak Show, episodio 2 titulado: "Porque los mexicanos no llegan a astronautas".



Y siéndoles honesto, alguna vez ya se me había ocurrido ser parte de los famosos memes que abundan en Internet y aprovechando la situación les quiero compartir las adaptaciones que hice.

Final alterno 1:




Final alterno 2: 





Final alterno 3:




Denle al botón Like si les gustó.




PD 1: Se los iba a poner con colorcitos pero me di cuenta que no los quiero tanto y por eso ya se los publiqué así.

PD 2: Nuevamente MS Paint volvió a ser de gran ayuda para la realización de este episodio.

PD 3: Sigo odiando Photoshop.

04 octubre 2011

El México de hoy


Violencia y nada más que violencia

Quizá la nota esté un poco atrasada, pero lo único que no está atrasada es la violencia que impera en nuestra sociedad y que día a día abarca más terreno y se apodera de la tranquilidad en nuestra comunidad. 
Ya no es ninguna sorpresa el que tengamos que enterarnos que suceden estas cosas mientras nosotros hacemos nuestras actividades normales. Es decir, mientras nosotros tomamos un café por la mañana, probablemente alguna persona está siendo secuestrada en algún punto de la ciudad. Mientras conducimos a ver un cliente para firmar unos papeles, probablemente un banco está siendo asaltado mientras asesinan al personal de seguridad por hacer su trabajo. Quizá mientras cae la tarde y vamos camino de regreso a casa, se nos antoja pasar a la panadería y adquirir algo para la cena, pero quizá tambien en ese justo instante en alguna parte del país se esté llevando un enfrentamiento entre militares y narcotraficantes, dejando un regadero de sangre en la calle, matando con ello a personas y de paso a nuestra tranquilidad. 

Si hay algo peor que toda esta violencia, es precisamente que nos acostumbremos a ella. Cada vez este tipo de noticias dejan de sorprendernos y nos vamos haciendo la idea de que ya es algo normal en nuestras vidas y poco a poco las vamos formando parte de nosotros. Estamos acostumbrados a ver las notas rojas en el noticiero de la televisión, que por causa de tiempo, nos informan brevemente de los acontecimientos del día en el siguiente orden como si no hubiera importancia entre una y otra noticia:

- Jóvenes de primaria ganan juegos estatales por segunda ocasión. - Asaltan un banco y se roban medio millón de pesos; no hay detenidos. - Descubren Hada mágica y resulta ser fraude de un mariguano. - Granadazo deja 2 muertos y 5 heridos; fueron los del Cartel del Golfo. Inicia segunda campaña de vacunación. - Aparecen 6 cabezas y 3 torsos en una fábrica abandonada; muestran señas de tortura. - Ya falta poco para el Teletón.

Las generaciones de ahora hemos perdido sensibilidad ante estas chingaderas que suceden en el país. Como dije, ahora nos impresionan menos las noticias malas y de ultraje. Esto varía dependiendo claro de la zona en que uno se encuentre en el país, pero generalizando, puedo asegurar que muchas de nuestras conversaciones se dan algo así:

- Wey, ¿viste que quemaron un casino y que murieron 52 personas?
- Sí, wey, que fueron unos narcos o algo así.
- Qué pinche feo.
- Sí, pobre gente.
- Wey, ¿Y viste que ya salió el Gears of Wars 3?
- No mameeeeeeeeeeeees, ¿neta? ¿cuánto cuesta? ¡Yo lo quiero!

Y no olvidar a las generaciones que apenas se están formando. No olvidemos a nuestros hermanos pequeños, primos, amigos, vecinos, o lo que sea; que están viviendo esta realidad y que es común, a su corta edad, que escuchen temas tan feos como: violaciones, reos que se escapan de la cárcel, narcobloqueos, granadazos, pinche Presidente de $2, decapitados, secuestros, procurador de justicia acribillado, Justin Bieber, ex soldado militar ahora jefe de cartel de drogas, gobierno corrupto, etc.

Estos son los días que estamos viviendo, señores. Días tristes, llenos de actos que se deberían analizar más a fondo y no verlos como noticias que pasan en otros lugares lejos de nuestras tierras. Yo que vivo en la supuesta ciudad más segura del país, no me siento confiado y salgo a la calle con miedo de que un día llegue a nosotros esta mafia, esta escoria de personas que no tienen educación, alma, bondad, patriotismo, vamos, que no tienen ningún valor cívico, moral o de cualquier índole. Estos putos terroristas llamados narcotraficantes han roto la imagen ideal del concepto de vivir en armonía. Gracias a estos bastardos que se dedican a vender drogas sin importar el daño que le causen ya no digamos a una entidad, sino a un país entero; es que hoy por hoy nuestras vidas han cambiado.

Malditos narcos que nunca fueron queridos por sus mamás; que fueron víctimas del Bullying en la primaria por ser gordos; o que tiene disfunción eréctil y por eso buscaron nuevas formas de "divertirse", pinches impotentes. Malditos narcos rancheros con voz de pueblerinos que se hacen llamar "comandantes", no sean mamones. Malditos narcos traumados porque sus papás, tíos, y amigos de su papá abusaban sexualmente de ellos. Maldito Chapo Guzmán; maldito Beltrán Leyva; maldito Daniel Arizmendi "mochaorejas".
Malditos todos los que han roto nuestra paz. Putos todos.