05 diciembre 2010

Madurando


En días cercanos he venido reflexionando sobre mi vida, y hoy más que en otros días es que vengo a escribir un poco de ello.
Haciendo un flashback de mi vida, me doy cuenta de cuanto ha cambiado mi forma de ver sobre ésta así como la forma en la que la he estado sobre llevando. Me pongo serio y recuerdo que tan estúpidos eran mis sueños de niño y adolescente, y ahora que soy todo un hombre veo que estaba equivocado.
Sin profundizar mucho en que tanto rondaba en mi mente en la época de los 90's, les comentaré brevemente.
Desde niño supe que iba a ser una persona diferente, una persona distinta al niño mocoso común. Empezando precisamente por el aspecto. Yo no era un niño que gustaba de salir al recreo a correr como chiva loca hasta quedar sudado y apestoso y con la ropa como trapeador de bar de mala muerte como los que han de tener en las esquinas de sus casas. Mucho menos era de andar con los mocos verdes secos y pegados en las narices. Nunca faltaba el checarme que la ropa estuviera alineada, limpia, con el peinado arreglado y sin lagañas en los ojos. Sí salía a los recreos, pero era en realidad a observar a toda esa bola de idiotas, bueno, pequeños idiotas. Ver como corrían sin sentido y jugaban e imaginaban cosas tontas.
Cuando un "amiguito" se me acercaba y me preguntaba que si quería jugar yo solo lo volteaba a ver con absoluto y notable desprecio como diciéndole: "pierdete de mi vista insecto bastardo". Las groserías no se me daban en la primaria, que aunque me las sabía todas, no fue de mi agrado el usarlas, como hasta ahora que las digo solo cuando estoy exhaltado, asombrado o emocionado, ya saben, algo como: "Holly fucking Shit"; yo sé, me sale lo malinchista pero creo que es mejor que la gente me escuche diciendo eso a las leperadas en español que si entienden y que se escuchan por demás grotescas. Recuerden que el glamour y la elegancia, así como el porte que reflejamos lo es todo.
Tal vez al leerme les parecerá aburrido la manera en la que actuaba y no "disfruté" de mi niñez, pero siempre supe que mi mente estaba por demás adelantada con relación a mi edad y cuerpo, y obviamente con relación a mis contemporáneos.

Siempre tuve "amigos" muy seleccionados. ¿Saben? es difícil encontrar a alguien como yo. En la escuela siempre me traté de juntar con las personas que son inteligentes y además divertidas, por lo tanto los clásicos ñoños de lentes con el pantalón hasta el ombligo, zapatos boleados y libros bajo el brazo; así como los clásicos niñodontes que tenían el físico para someter a cualquier cristiano que se le antepusiera o los que eran los clásicos bufones de la clase que no importaba si al intentar hacer reír se lastimaban, metían en problemas o quedaban en ridículo con tal de ser populares; pues no formaban parte de mi círculo de amistades, estaban totalmente descartados.
El encontrar compañeros de salón que supieran entender como trabajaba mi mente era muy complicado, siempre era yo quien me tenía que adaptar a los demás, como hasta la fecha.

Prácticamente creciendo y aprendiendo de la vida totalmente solo fue que mis ideas me fueron sobrellevando. Así como siempre he tenido la mirada bien centrada y seria, también ha sido para planear tonterías. No se me puede olvidar lo tonto que fui al pensar que graffitear a las 2 de la mañana un espectacular ubicado a 25 metros del suelo en una avenida transitada era algo "fresón". 
De niño recuerdo cuando en casa de mi tía llegaron unas personas de oaxaca a visitarla y ese día casualmente estaba ahí. Entre las personas que llegaron estaba una muchacha de unos 20 años, y todavía recuerdo que tan inmaduro fui que sabiendo que la cerradura del baño se abría dando un giro extra de izquierda a derecha, entré de botepronto y fingí no saber que la cerradura estaba dañada, fingí no saber que había alguien en el baño y también fingí que no la vi.

Una vez, iba a la escuela en el autobús y delante de mi se sentó una señora de dimensiones circulares bastantes notables. El asiento que ocupó estaba roto y en cada movimiento del autobús parecía que se estaba a punto de vencerse. Una lucha en mi interior se desató al no saber si alertar a la señora y de esa manera actuar de manera cívicamente correcta, o dejar que se caiga y permitir que los demás pasajeros riéramos a carcajadas alegrándonos el día. Al final no pasó nada y me sentí mal por eso, de verdad quería ver caer a la gorda, fue un mal día aquél..

Sobre mi futuro, en varias ocasiones llegué a pensar que estaba asegurado creyendo que una chica (daba igual si era bonita o no) de alto nivel social se iba a enamorar de mi a muerte e iba a entercarse a casarse conmigo (¿quién podría culparla por ello?). Qué después le iba a pedir a su daddy que me diera trabajo en su empresa ocupando un importante puesto como un ejecutivo en una oficina por demás elegante y de primer nivel y que le pediría por el conmutador a Katty, mi secretaria, un cafecito caliente con 4 cucharadas de azúcar. Sí, la señora que iba a ser mi secretaria tenía que aceptar que la llame Katty porque se me daba la gana y yo iba a ser su jefe, si no le gustaba pues iban a ver muchas señoras más que si iban a querer tener un jefe buena onda y bien parecido como yo.

Como olvidar que cuando empecé a conocer esto de las computadoras y a practicar mis primeros comandos en Linux iban a llevar a mi mente a creer que en 2 años iba a ser suficiente tiempo para aprender todo sobre el hacking. Que haciendo uso del pishing iba a robarle pequeñas cantidades en dólares a grandes empresarios de todo el mundo, porque estimados lectores, sepan que si yo llegara a ser un ladrón seré de los que les roban a los que más tienen para dárselo al que no, como a mi por ejemplo. 

Sobre ganar la lotería nunca ha sido un sueño. Jamás he comprado un billete y es que me parece tonto creer que de verdad hay posibilidad de ganar cuando en realidad si la hay pero de una entre un chingo de miles de personas que tienen el mismo pinche sueño. Aunque de todas maneras si alguno de ustedes llega a ganar el premio mayor, lo exhorto por este medio a que me calle la boca dejándome como un total perdedor al regalarme un 7% de lo que gane solo para restregarme en la cara lo equivocado que estaba al decir que era casi imposible. Aceptaré ese dinero como castigo y lección.

Acepto que he sido inmaduro a lo largo de toda mi vida. De la mano, cargo una mochila con irresponsabilidades y arrogancias, así como de prepotencias que han marcado una pauta en mi forma de actuar y de resolver mis problemas, pero ya basta. Estoy decidido de que esa inmadurez tiene que acabar, tiene que tener un fin. Ya no soy un muchachito de 20 (aunque lo parezca), ya no puedo seguir confiándome de mi suerte y de que siempre hay forma de chingar al otro con tal de que yo gane. Es tiempo de actuar correctamente, con sensatez, prudencia y con cordura. Ya es hora de matar al niño que me domina (lo sé, soy un bárbaro salvaje) y permitir que mi lado maduro surja, me lleve por el buen camino y el éxito. Se los digo, a partir de mañana seré otro. No más críticas sin hacer nada por mejorar, no más dejar tirada la ropa sucia en cualquier lugar, no más beber directo de la botella, no más permitir descuento de estudiante solo porque me ven jovencito cuando ya no lo soy. No más pegar chicles bajo las bancas. No más el echarle la culpa a los demás cuando soy yo quién descompone o daña las cosas. No más esconder en mi boca el muñequito de la rosca para decir que no me tocó y luego escupirlo sin que nadie se de cuenta. No más bromas a mis papás de que embaracé a una chica que ni siquiera era mi novia; o de las bromas que se me pasan de la mano y pueden resultar peligrosas. No más mentirle a mi mamá con que son mis amigos los que me insisten en salir a tomar y no me llevan a mi casa hasta que me ven perdidamente borracho cuando es todo lo contrario. No más de esto y no más de lo otro. En serio, ya todo cambiará....

Seguiría echándome tierra pero ya se me hace tarde para ir a aventarle piedritas a doña Chofi desde mi techo. Ella es una ancianita que vive a tres casas de la mía y que todas las noches sale con su hermana (también una ancianita) a tomar aire fresco y rezar dos o tres capítulos de la biblia. Es común que les aviente piedritas y que ellas crean que son señales del cielo. Son tan graciosas mis vecinitas. Luego entraré a ver Ren y Stimpy un rato (ah que buenas caricaturas, no como esas de los padrinos mágicos, bah), y le pediré a mi mamá que me haga un vaso con chocomilk porque solo a ella le sale ese toque espumosito que si sabe a chocolate.



11 Comentarios:

Ro dijo...

Mi estimado Novak,


creo que todos vamos cambiando conforme pasa el tiempo. Es natural y sano no tener las mismas ideas que tuviste hace 10 o 20 años. Por lo pronto iré a comprar mi cachito sólo para darte el 7%. Y a leer 5 tecnicas para un secado sin toalla que aparece como sugerencia al final de este post.

ѕocιaѕ dijo...

jajaja ash, por un instánte estaba creyendo eso del cambio, hasta pense decirte que tú si eres confiable y resultaste igual que los tantos más que prometen un cambio, nomás les damos el voto y al final no cambiaron nada.

De inmadurez estamos llenos todos, habrá quien por las circunstancias lo vaya haciendo antes de tiempo, quien por no querer verse como los demás opte por portarse diferente, quien de plano quiera esperar que los años y la "experiencia" lo haga madurar, considero que tanto la primera como la última son las que debemos aprovechar -ligadas-, tanto las circunstancias que te hacen vivir experiencias adecuandolas al tiempo en que las vas viviendo, ni apresurarte, pero si darte cuenta que llega el momento en que tienes que hacerlo.

Hay quienes como Einstein descubren que la madurez "nos atrapa" cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.

Ha de ser cierto, porque según yo la madurez viene de la mano con la conciencia y la grandeza de una persona, el pensar en los demás y no solo en lo que "quieres ser de grande"

Saludos de una persona que no ha madurado pero continúa haciéndolo..

Fernando Manda dijo...

No madurez tanto góei te vas a podrir. D:
Toda la primera parte del post está bien mamona jajajaja "el niño raro" XD
Pues todas las experiencias para bien o para mal nos marcan, y ya depende de uno si hay o no aprendizaje.
Con la madurez vienen un chingo de responsabilidades, que es eso de pagar el recibo del teléfono y el internte y comprar la comida; no es chido.
Y ya me voy, que es la hora de ir a jugar el KOF.
pd. hubieras hecho que la pinche gorda venciera el asiento y se desparramara, muchos te lo hubieran agradecido XD
Saludos de una persona que madura pero para lo que le conviene..

Alnilam ريداي dijo...

madurar es una de esas cosas que se dan aunque las evites, hay vivencias que marcan, pero otras que hacen crecer...

frecuenciax.com dijo...

Pus. si... estas creciendo .P

Estamos en Frecuencia.

...Diana... dijo...

A veces es bueno ser inmadur@ en algunas cosas.
=)

Gracielawer dijo...

Seguramente no hay nada más maduro que hablar del proceso de crecimiento y después tomarse un chocomilk!

Kyuuketsuki dijo...

Bueno, para empezar, y si deveras quieres madurar ¡deja de vivir con tu mamá! Trabajas... ya es hora de que vivas por tu cuenta. Eso sí ayuda a madurar.

Novak dijo...

Gracielawer si no maduraste así... no maduraste bien :D

Cuetzpallin dijo...

Yo siempre he sido la niña rara de mis círculos sociales.. y qué?? es que yo soy madura desde chiquilla, pero no por eso voy a evitarme toda la diversión, como aventarle piedritas a un par de ancianitas religiosas.. jeje...

Estuvo chido el post.. no importa que madures o no, lo importante es que me rei, jaja.

Abrazo!

Jaime Rivera dijo...

Me sorprendiste. Al final de cada párrafo esperaba leer un eeeeehhh, no es cierto!!

Me da gusto que tomes las cosas en serio, pero al mismo tiempo, ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre. Tienes un muy buen sentido del humor. No lo dejes ir así nada más.