28 diciembre 2010

Y mi año finaliza así...

Como les había dicho, lo más probable era que no iba a volver a escribir en este año por el motivo que mencioné en el post anterior, sin embargo; he de confesar la existencia de un motivo lo suficientemente importante para mi (y para ella) el cual me (nos) hace querer compartirles una gran noticia.
Como muchos de ustedes por chismosos ya sabrán me vine a tierras norteñas´n con el objetivo de hacer realidad un sueño (y el de ella) que anhelaba poder cumplir. Admito que vine con cierta inseguridad (creo yo normal) de no resultar ser la persona quien yo pensé (ella), puesto que esto de las relaciones por Internets me han contando que no siempre son lo que uno espera. Por otra parte desde el momento en que la vi en el aeropuerto, de pie, esperando por mi, tan cerca, tan real... juro que todo ese miedo desapareció.

Los primeros días me parecieron eternos, cosa que imaginaba sería al revés, ya que no paraba de admirar sus gestos, sus ademánes, su carácter, su sonrisa... su belleza. Pasaban las horas y no me creía esos momentos que tanto esperé desde el otro lado de mi monitor, el teléfono y del otro lado del país, y ahora todo era tan perfecto como real y entonces ahí fue donde supe que esta historia es más que especial y por eso hice lo que creí mi corazón me indicaba.

Bastaron tan solo 10 días para reconocer que esta oportunidad era la más apropiada para hacer la locura más grande de mi vida (si, aún más grande que haber cruzado el país solo por verla a ella). Me sentí totalmente seguro al verme reflejado en sus ojos, escuchar el ritmo de su corazón al tenerla cerca de mi, al sentir como ella se acomodaba en mis brazos y como en sus besos se entregaba por completo.
Me cuesta trabajo escribirles esto porque estoy muy nervioso pero plenamente feliz, por lo que ustedes disculparan no entraré en mucho detalle por ahora ya que lo importante era compartirles esta noticia:

Por la mañana de hoy a eso de las 7:30 a.m. decidido, tomé el baño más largo de los últimos tiempos, me afeité tambaleante y me vestí elegante pero casual (sin perder el estilo) y bajé a desayunar con ella con la mentalidad de encontrar el momento apropiado para... bueno, creo que ustedes ya saben para donde voy.
Salimos a realizar unas diligencias hasta el medio día que fue cuando regresamos a la casa para preparar una comida especial para los dos, con vino, velas y toda la cosa. Cuando acabó la comida nos dirigimos a la sala para platicar cosas de novios; ustedes ya saben.

Ahora imaginen un cómodo sofá, a unos frescos 15° pero filtrandose los rayos del sol por la ventana abrigandonos con su calor. No sé ustedes pero para mi fue el momento perfecto. Ella platicaba de cosas que siendo honesto no le presté atención, ¿qué querían? estaba muy nervioso. Sin pensarlo me llevé las manos al bolsillo y saqué un pequeño estuche en color negro y...







Lo sé, se mueren por saber que me dijo ¿cierto? pues pongan a trabajar su cabeza por un instante, ¿o ustedes creen que se hubiese puesto el anillo en caso de haberme rechazado?

Estamos que no nos cabe la emoción y la alegría en nosotros. Escribo estas líneas junto a ella observandome y les puedo asegurar que los ojos se nos nublan por tanta felicidad.

Nuestras familias ya están enteradas y contamos con todo su apoyo, por lo que esperamos usteden nos brinden el suyo.

No hay fecha designada aún, pero creemos que sea factible para el próximo diciembre. De esto ya les estaremos informando.

Ahora si este es mi último post del año porque con este evento tengo miles de cosas que empezar a planear y muchos padrinos que conseguir con mi futura esposa...

Feliz 2011, que les vaya muy bien y les deseo mucha suerte, ya que por mi parte empezaré el año de maravilla.

18 diciembre 2010

Voy por ti Lore

Seré breve:

Como habrán notado mi ausencia brilla como estrella de Belén y el vacío que represento en sus blogs es comparado con el de sus bolsillos en la próxima cuesta de enero y todo debido a que he andado ocupado en mis propios business.
Como ya he dicho y me he justificado, el trabajo me absorbe cada cierre de... llamémosle... "etapa" en donde laboro, y esto es 3 veces al año. Solo son como 3 semanas que me ausento del mundo 2.0 pero vaya que se nota.
Pero en esta ocasión tengo un nuevo motivo para tener la cabeza lejos de andar publicando posts para entretenerles, digo, también tengo vida, poquita, pero la tengo.
Sin entrar en detalles les quiero hacer saber por este medio que lo más seguro es que no vuelva a aparecerme por estos rumbos sino hasta el próximo año, sí, es que me voy de viaje.
Haré un viaje muy importante para mi, un viaje que me dejará una gran huella en mi vida y que seguramente me marcará para siempre. Y aquí es donde ustedes también salen ganando ya que regresaré super feliz y andaré inspirado y creativo para escribir como antes solía hacer para divertirlos a ustedes mis apreciados lectores.

En estos momentos estoy cansadísimo de preparar todo, porque sepan que al Príncipe Guerrero Azteca, o séase yo, no le gusta esto de los viajes, me estresa hacer maletas y esas cosas donde siempre se olvida cargar con algo importante.

En fin, mi destino, algunos ya lo sabrán porque por mi cuenta de Twitter lo he confesado, Torreón, si, la ciudad de... bueno, no sé nada de Torreón, pero a eso voy, a conocer. El motivo es simple, cruzaré todo lo largo de mi país solo para estar con alguien con quien desde hace mucho tiempo quiero estar...

¿Nada? ¿No imaginan? Ash, ¿No que muy fanses míos?

Bueno, iré a ver a Lore, mi novia. Pasaré todas las fiestas decembrinas con ella y su familia y bueno, sobra decir que lo último que haré en estas vacaciones será aparecerme por acá.

Si bien no me gusta contarles sobre mi vida privada, les platico porque no quiero que anden de chismosos luego creando historias falsas de mi. Bueno, la verdad les cuento porque les quiero presumir que ando muy enamorado y que este viaje significa muchas cosas valiosas para mi. Será nuestra primera vez que nos veamos luego de ya más de un año de empezar una relación sentimental gracias a Blogger; ¿ahora ya imaginan que tan loco y emocionante es este viaje?

Deseénme suerte aunque no la necesite, ya que voy a lo seguro y sé que me la voy a pasar muy bien, porque cuando hay amor nada puede salir mal.

Y ahora a dormir que mañana sábado sale mi vuelo a la 1 p.m. y quiero estar bien descansado para ese gran encuentro. (Aquí se vale decir "awwww")
 
Por si no me presta su computadora puedo volver a postear pronto, les deseo felices fiestas y que terminen e inicien muy bien el año.

Nos vemos en el 2011.



Lore... allá voy chiquita.
 


Click para agrandar en grande.


09 diciembre 2010

Relato de un ir a trabajar en diciembre


Como todas las mañanas me desperté el día de hoy con la mejor actitud, recibiendo los rayos del sol a través de mi ventana y sintiendo la fresca brisa decembrina, indicándome que el día acababa de comenzar y que era tiempo de salir a ganarme el pan de cada día... bueno, no es cierto, yo nunca me despierto así; más bien, siempre es con un: "¡Ahh su puta madre! ya es retarde goei..." y dándome la vuelta para dormir otros 5 minutitos que se extienden hasta 25 para re-despertarme después y exclamar nuevamente: "¡Ahh su puta madre! ya es retarde goei..." 

Luego de que mi conciencia me atosiga con un sentimiento de culpa porque de verdad prefiero quedarme a seguir durmiendo, es mi lado bueno (hasta yo, Novak, el príncipe guerrero azteca, tengo un lado bueno) el que me obliga a bajar el primer pie y luego el otro, y luego una mano y luego la otra y así hasta que ya estando en el suelo helado es que agarro la onda de que ya va siendo hora de "levantarse". Y es que no me dejarán mentir pero para estas fechas es cuando más se antoja quedarse entre las cobijas a roncar todo el día, o por lo menos hasta que el sol esté bien alto, den la 1:00 p.m. y logre aumentar la temperatura. Y bueno, lo de roncar es meramente una forma cortés de encajar con ustedes, ya que los príncipes no roncamos porque es muy naco hacerlo.  
Si bien en mi chafaciudad se dice que está en época de invierno sin descender menos de 13°, la verdad es que en las frescas mañanas citadinas de mi entidad el darse un baño es un poco de pensarse. A mi me gusta bañarme, ya antes he dicho que hasta 4 veces lo hago al día, y claro que ahorro agua porque yo me baño en seco. No pregunten como.
Aún en las bajas temperaturas siempre disfruto de un rico regaderazo con agua calientita por las mañanas, porque es lo único que me ayuda a despertar por completo para poder tener energías de llegar a la oficina a twittear trabajar. Ahora que lo pienso hubo una vez en la que me quedé dormido en la regadera; sobra decir que los grados de alcohol en mi cuerpo eran mucho más que los de la temperatura pero esa es historia de otro post.

Como si no fuese ya muy tarde, apenas y tengo tiempo de desayunar un pan tostado, una fruta, o una taza de café (con antioxidantes para contrarrestar el envejecimiento, claro) es lo que alcanzo a digerir mientras me alisto para salir. El iPod a medio cargar así como el teléfono, los desconecto del cable para meterlos al bolsillo y tomar la billetera y los lentes de sol y salirme al trabajo. Nunca salgan de case sin un iPod y sin sus lentes de sol (sarcasmo).

Cuando por fin logro salir de mi casa, con miedo veo nuevamente el reloj, sé que es muy tarde y que probablemente mi jefa ya llegó y yo apenas en camino, pero la desvelada de la madrugada nadie me la quita.

Esquivo el cubetazo de agua (fría porque es invierno) que la señora loca a dos casas de la mía acostumbra arrojar para mojar la banqueta. En serio que no sé que gana la gente con lavar su banqueta.
Luego siempre se me olvida que más adelante está el "lindo perrito" de la otra vecina, el que le ladra a todo aquél que pase cerca de la reja, pero claro, voy escuchando música y no lo veo venir hasta que casi me arranca una pierna con su feo y asqueroso hocico que saca a través del protector de metal. En verdad odio a los perros. Ojalá y se murieran todos (ustedes no, los perros) junto con Facebook.

En eso luego de 7 minutos de espera veo que se acerca el autobús, pero no intento abordarlo porque es de los que no tienen aire acondicionado, y yo pues, me gusta de los que si tienen, así que a esperar el otro.
Pasan 10 minutos más y ahora si lo tomo. Me bajo 5 minutos más tarde y cruzo una avenida muy transitada donde bien pudiera morir aplastado por los grandes trailers que pasan pero ni modo, así dice Jebús que hay que hacerle, trabajar para comer. Ahora a esperar que venga el segundo autobús para llegar a mi destino... lo sé mi vida es triste.

Se acerca mi segundo medio de transporte, un desgastado y viejo autobús que por lo menos se ve que tiene asientos disponibles. Abordo y disfruto de la comodidad de mi asiento de plástico rígido con rayitas paralelas para mayor confort y en un bonito color azul turquesa que éste brinda por los $6 que me cobra de cuota. Un bonito paisaje pintoresco y urbano através de la ventana sucia y rota que me tocó es lo que me ofrece el recorrido, que por cierto yo creo que está así en caso de que hubiera un accidente, así me sería mucho más fácil escapar. El autobús es ecológico supongo ya que no tiene servicio de aire acondicionado, por eso se abren las ventanas para dejar circular el aire puro de afuera. Solo espero que ese trailer que va adelante de nosotros se apure porque de su escape sale un humo muy negro que amenaza con colarse por las ventanas y llegar a mis pulmones. Y yo que tengo más de 130 días sin fumar ¿Se dan cuenta? ¿de qué sirve dejar ese mal hábito? Alguien invíteme un cigarro.
Al menos cuento con un boleto que dice que estoy asegurado en el transcurso de mi viaje. Y es que tremendo camionsote no creo que sea tumbado por los volchitos que pasan a los lados. Se verá viejo pero creo que si resiste un ataque de volchos endemoniados. En fin. Me pregunto si el seguro de viaje cubre enfermedad por tétanos ya que los fierros y tubos que lo conforman están muy oxidados. Confío que si.

¡Por fin llego! Desciendo y me encuentro frente al edificio, lo veo y medito... ¿y todavía me falta entrar a trabajar?

1 minuto después... me digo a mi mismo...

¿Y si mejor me regreso a dormir?

05 diciembre 2010

Madurando


En días cercanos he venido reflexionando sobre mi vida, y hoy más que en otros días es que vengo a escribir un poco de ello.
Haciendo un flashback de mi vida, me doy cuenta de cuanto ha cambiado mi forma de ver sobre ésta así como la forma en la que la he estado sobre llevando. Me pongo serio y recuerdo que tan estúpidos eran mis sueños de niño y adolescente, y ahora que soy todo un hombre veo que estaba equivocado.
Sin profundizar mucho en que tanto rondaba en mi mente en la época de los 90's, les comentaré brevemente.
Desde niño supe que iba a ser una persona diferente, una persona distinta al niño mocoso común. Empezando precisamente por el aspecto. Yo no era un niño que gustaba de salir al recreo a correr como chiva loca hasta quedar sudado y apestoso y con la ropa como trapeador de bar de mala muerte como los que han de tener en las esquinas de sus casas. Mucho menos era de andar con los mocos verdes secos y pegados en las narices. Nunca faltaba el checarme que la ropa estuviera alineada, limpia, con el peinado arreglado y sin lagañas en los ojos. Sí salía a los recreos, pero era en realidad a observar a toda esa bola de idiotas, bueno, pequeños idiotas. Ver como corrían sin sentido y jugaban e imaginaban cosas tontas.
Cuando un "amiguito" se me acercaba y me preguntaba que si quería jugar yo solo lo volteaba a ver con absoluto y notable desprecio como diciéndole: "pierdete de mi vista insecto bastardo". Las groserías no se me daban en la primaria, que aunque me las sabía todas, no fue de mi agrado el usarlas, como hasta ahora que las digo solo cuando estoy exhaltado, asombrado o emocionado, ya saben, algo como: "Holly fucking Shit"; yo sé, me sale lo malinchista pero creo que es mejor que la gente me escuche diciendo eso a las leperadas en español que si entienden y que se escuchan por demás grotescas. Recuerden que el glamour y la elegancia, así como el porte que reflejamos lo es todo.
Tal vez al leerme les parecerá aburrido la manera en la que actuaba y no "disfruté" de mi niñez, pero siempre supe que mi mente estaba por demás adelantada con relación a mi edad y cuerpo, y obviamente con relación a mis contemporáneos.

Siempre tuve "amigos" muy seleccionados. ¿Saben? es difícil encontrar a alguien como yo. En la escuela siempre me traté de juntar con las personas que son inteligentes y además divertidas, por lo tanto los clásicos ñoños de lentes con el pantalón hasta el ombligo, zapatos boleados y libros bajo el brazo; así como los clásicos niñodontes que tenían el físico para someter a cualquier cristiano que se le antepusiera o los que eran los clásicos bufones de la clase que no importaba si al intentar hacer reír se lastimaban, metían en problemas o quedaban en ridículo con tal de ser populares; pues no formaban parte de mi círculo de amistades, estaban totalmente descartados.
El encontrar compañeros de salón que supieran entender como trabajaba mi mente era muy complicado, siempre era yo quien me tenía que adaptar a los demás, como hasta la fecha.

Prácticamente creciendo y aprendiendo de la vida totalmente solo fue que mis ideas me fueron sobrellevando. Así como siempre he tenido la mirada bien centrada y seria, también ha sido para planear tonterías. No se me puede olvidar lo tonto que fui al pensar que graffitear a las 2 de la mañana un espectacular ubicado a 25 metros del suelo en una avenida transitada era algo "fresón". 
De niño recuerdo cuando en casa de mi tía llegaron unas personas de oaxaca a visitarla y ese día casualmente estaba ahí. Entre las personas que llegaron estaba una muchacha de unos 20 años, y todavía recuerdo que tan inmaduro fui que sabiendo que la cerradura del baño se abría dando un giro extra de izquierda a derecha, entré de botepronto y fingí no saber que la cerradura estaba dañada, fingí no saber que había alguien en el baño y también fingí que no la vi.

Una vez, iba a la escuela en el autobús y delante de mi se sentó una señora de dimensiones circulares bastantes notables. El asiento que ocupó estaba roto y en cada movimiento del autobús parecía que se estaba a punto de vencerse. Una lucha en mi interior se desató al no saber si alertar a la señora y de esa manera actuar de manera cívicamente correcta, o dejar que se caiga y permitir que los demás pasajeros riéramos a carcajadas alegrándonos el día. Al final no pasó nada y me sentí mal por eso, de verdad quería ver caer a la gorda, fue un mal día aquél..

Sobre mi futuro, en varias ocasiones llegué a pensar que estaba asegurado creyendo que una chica (daba igual si era bonita o no) de alto nivel social se iba a enamorar de mi a muerte e iba a entercarse a casarse conmigo (¿quién podría culparla por ello?). Qué después le iba a pedir a su daddy que me diera trabajo en su empresa ocupando un importante puesto como un ejecutivo en una oficina por demás elegante y de primer nivel y que le pediría por el conmutador a Katty, mi secretaria, un cafecito caliente con 4 cucharadas de azúcar. Sí, la señora que iba a ser mi secretaria tenía que aceptar que la llame Katty porque se me daba la gana y yo iba a ser su jefe, si no le gustaba pues iban a ver muchas señoras más que si iban a querer tener un jefe buena onda y bien parecido como yo.

Como olvidar que cuando empecé a conocer esto de las computadoras y a practicar mis primeros comandos en Linux iban a llevar a mi mente a creer que en 2 años iba a ser suficiente tiempo para aprender todo sobre el hacking. Que haciendo uso del pishing iba a robarle pequeñas cantidades en dólares a grandes empresarios de todo el mundo, porque estimados lectores, sepan que si yo llegara a ser un ladrón seré de los que les roban a los que más tienen para dárselo al que no, como a mi por ejemplo. 

Sobre ganar la lotería nunca ha sido un sueño. Jamás he comprado un billete y es que me parece tonto creer que de verdad hay posibilidad de ganar cuando en realidad si la hay pero de una entre un chingo de miles de personas que tienen el mismo pinche sueño. Aunque de todas maneras si alguno de ustedes llega a ganar el premio mayor, lo exhorto por este medio a que me calle la boca dejándome como un total perdedor al regalarme un 7% de lo que gane solo para restregarme en la cara lo equivocado que estaba al decir que era casi imposible. Aceptaré ese dinero como castigo y lección.

Acepto que he sido inmaduro a lo largo de toda mi vida. De la mano, cargo una mochila con irresponsabilidades y arrogancias, así como de prepotencias que han marcado una pauta en mi forma de actuar y de resolver mis problemas, pero ya basta. Estoy decidido de que esa inmadurez tiene que acabar, tiene que tener un fin. Ya no soy un muchachito de 20 (aunque lo parezca), ya no puedo seguir confiándome de mi suerte y de que siempre hay forma de chingar al otro con tal de que yo gane. Es tiempo de actuar correctamente, con sensatez, prudencia y con cordura. Ya es hora de matar al niño que me domina (lo sé, soy un bárbaro salvaje) y permitir que mi lado maduro surja, me lleve por el buen camino y el éxito. Se los digo, a partir de mañana seré otro. No más críticas sin hacer nada por mejorar, no más dejar tirada la ropa sucia en cualquier lugar, no más beber directo de la botella, no más permitir descuento de estudiante solo porque me ven jovencito cuando ya no lo soy. No más pegar chicles bajo las bancas. No más el echarle la culpa a los demás cuando soy yo quién descompone o daña las cosas. No más esconder en mi boca el muñequito de la rosca para decir que no me tocó y luego escupirlo sin que nadie se de cuenta. No más bromas a mis papás de que embaracé a una chica que ni siquiera era mi novia; o de las bromas que se me pasan de la mano y pueden resultar peligrosas. No más mentirle a mi mamá con que son mis amigos los que me insisten en salir a tomar y no me llevan a mi casa hasta que me ven perdidamente borracho cuando es todo lo contrario. No más de esto y no más de lo otro. En serio, ya todo cambiará....

Seguiría echándome tierra pero ya se me hace tarde para ir a aventarle piedritas a doña Chofi desde mi techo. Ella es una ancianita que vive a tres casas de la mía y que todas las noches sale con su hermana (también una ancianita) a tomar aire fresco y rezar dos o tres capítulos de la biblia. Es común que les aviente piedritas y que ellas crean que son señales del cielo. Son tan graciosas mis vecinitas. Luego entraré a ver Ren y Stimpy un rato (ah que buenas caricaturas, no como esas de los padrinos mágicos, bah), y le pediré a mi mamá que me haga un vaso con chocomilk porque solo a ella le sale ese toque espumosito que si sabe a chocolate.