26 marzo 2011

El que madruga... se pierde horas de sueño




¿Alguna vez han sentido que odian a su cuerpo porque no responde a sus peticiones como ustedes lo ordenan? El post de hoy va más o menos así: durante toda esta semana estuve entrando a trabajar a las 7 de la mañana. Sin duda alguna tenía que haber algún desajuste en mi sistema por efectuar tal aberración matutina. Y es que en serio, las personas que entran en horario de 7 de la mañana (o menos) deberían recibir un bono extra por ser tan valientes y realizar tales hazañas día con día.
En primera, el desajuste que vi es que el esfuerzo que hago para levantarme a las 5:00 a.m. me desgasta a tal punto que a las 8 de la noche ya estoy cacaraqueando como gallina e imploro un sueño tranquilo. Es un hecho que despertarse a esas horas implica un gasto de energía excesivo que bien se cobra y no te hace rendir en el resto del día; además, eso de despertar y ver que el cielo sigue igual de oscuro como cuando te acostaste es horrible y te hace decir: ¿Pos 'ora?

4 horribles días he tenido que despertar a tan macabras horas, y me pone a pensar, ni que fuera a la escuela... estem... cof cof. El caso es que tras esos 4 días de castigo ¿divino? por fin llegó mi recompensa, el fin de semana. Nada como rogar que llegue ese día tan deseado por todo aquél empleado que odia su trabajo, que en estadística se dice que el 99.8% de los que trabajamos odiamos nuestro trabajo, el resto que dice que lo ama son solo gente malita del coco que merece morir quemada.
Desde la noche de ayer que me acosté predispuesto a dormir profundamente me prometí despertar tan tarde como fuera posible, me prometí levantarme únicamente por dos posibles motivos: un terremoto (que tanto están de moda) o un tsunami (que también están de moda) y solo así me despertaría contento para ir por una tabla y salir a surfear en la olota que bañaría mi ciudad. Pero como yo soy una persona sumamente realista y calculadora, sé que esas chingaderas no pasarían en mi ciudad ya que estamos asentados en uno los suelos más duros del planeta y es prácticamente imposible que haya temblores. Según estudios científicos se ha determinado que el único temblor que se pudiera producir sería por el volcamiento de una caravana de gordas abordo de camiones de dos pisos, de otra manera en Mérida no puede temblar.

Entonces, con todos los ánimos para no despertarme ni siquiera por hambre, es que me acosté anoche a dormir y le encomendé a Morféo que hiciera bien su trabajo conmigo; eso si, nada de abrazarme porque eso sería como muy gay.

Para no hacer largo el cuento, hoy que abrí los ojos y vi que aún estaba oscuro decidí darle una miradita al reloj para sacar una cuenta rápida de cuantas horas me quedaban por disfrutar de sueño y descanso. Para mi sorpresa voy viendo bien la hora y... !eran las 4:50! No le di importancia obviamente porque estaba consciente de que era sabadito y que me iba a despertar más allá del medio día. Lo que hice fue arroparme nuevamente y sonreí sabiendo que me quedaban muchas horas de sueño...
Me di una vuelta, luego dos, en seguida fueron 2 vueltas completas y uno que otro giro inverso y nada, no lograba poder dormir de nuevo. Mis maldiciones se hicieron presentes, igual que todos estos días en los que me había despertado temprano.
Mi maldito reloj biológico me hizo una mala jugada y al muy pendejo se le olvidó desprogramarse o no vio en su calendario que hoy era un pinche sábado y que en sábados no trabajo.
Por más que apachurré los ojos tan fuerte como pude, así como intenté contar (inserte su animal favorito expresándolo en diminutivo) no pude volver a dormir. ¡Ah que coraje! En serio que eso si es motivo para enojarse.

¿Les ha pasado algo similar? ¿Alguna vez les ha pasado que su cuerpo no responde como ustedes quisieran?

Eso me lleva a contarles una anécdota breve de cuando tenía unos 12 años. Iba en una moto con un tío que estaba hasta la madre de borracho y el muy wey, al pasar por un bachesote, nos tiró. Como yo no llevaba casco yo fui el que se llevó la peor parte azotando mi hermosa y perfecta cabeza en el pavimento. A raíz de eso mi cabeza quedó como ovalada. Odio a mi tío, lo bueno es que ahora sufre de Cirroris. A veces la vida si es justa.
A los dos meses de esa caída comencé a actuar de manera extraña, y no era síntomas de rebeldía por la adolescencia. Era extraña en el sentido que mis movimientos estaban descoordinados y yo me sentía un tanto desorientado. Hagamos una prueba para que me entiendan, así como están sentaditos/acostaditos/agachaditos leyendo, solo levanten su brazo izquierdo. Ahora, por un momento piensen que si en vez de haberse levantado el brazo izquierdo se les hubiera levantado el otro, si, el derecho ¿cuál más, burros? Bueno, pues eso me pasaba, quería mover cierta extremidad y era la otra que se reaccionaba. Al caminar lo hacía de manera peculiar mientras luchaba por disimular que en mi cabeza había algo malo y mis piernas se contradecían. Fue horrible. Por suerte me curé con otro golpe en la cabeza que más adelante me di por culpa de un primo que arrojó sin avisar unas maderas de su techo y cayeron sobre mi.

¿Se creyeron mi anécdota? Pues que bueno porque si no si me hubiera reído de ustedes, ¡Ja! Creo que soy bueno para contar historias, mis nietos tendrán un abuelito muy chingón para los cuentos. Solo espero que no se me vaya el avión muy temprano.

Bueno, ya son las 10 de la noche y ya me voy preparando para dormir que intentaré nuevamente despertarme tarde. Yo les cuento luego si lo logré.

Y recuerden: El que madruga... se pierde horas de sueño.



17 marzo 2011

Infectando al mundo

Estaba echando la hueva trabajando muy duro en la oficina cuando por recomendaciones de salud me tomé un descanso de 3 horas y media para no estresarme de más, (cosa que aprendí en un artículo de una página Taiwanesa que leí el otro día que estaba echando la hueva tomando un descanso de tres horas y media) cuando me encontré con una nota que hablaba de los 40 años que cumplían recientemente los virus informáticos.





La fuente es ésta.

Y si eres un Geek, sabes Inglés y quieres saber más entra a este sitio.

Luego de leer la nota seguí echando la hueva me quedé pensando en que los "temibles" virus en realidad no son tan malos o destructivos sino molestos.
Creo que todos hemos tenido por lo menos alguna vez problemas con ellos, a veces porque compartimos la Pc con usuarios "Noob" que no tienen la más mínima prudencia al navegar o instalar cosas. A veces por error nos comparten archivos infectados y por confiar de las fuentes nos vemos infectados. ¿Cuántas veces no se nos han infectado nuestras "Memorias Flash"? (Maldita costumbre que tienen ustedes de llamarles "USB", nacos). En fin, todos hemos sido víctimas de estos peculiares bichitos en algun momento de nuestra vida. Para los que saltarán con su "usa Linux/Mac y olvidate" les informo que en la vida cotidiana las empresas promedio no usan otros sistemas operativos más que el globalizado "güindows" y para colmo algunos aún estamos anclados al XP. Plus, si hay virus para esas plataformas solo que no son tan comunes.
Pero bueno, el punto es que en realidad estos virus no son tan peligrosos como se creen. Yo que estoy en contacto con la computadora día y noche me he visto envuelto en varias ocasiones con problemas de infecciones en donde un promedio alto me favorece al decir que en su mayoría esos virus no han podido conmigo y con unos cuantos cliks y programas Antivirus he logrado salir de la incómoda situación.

Sonarán de miedo los famosos gusanos, troyanos, bots, keyloggers, xploits, spywares y muchas clasificaciones más, pero aún así no son motivo para esconderse debajo de la mesa o correr bajo las faldas de sus mamás. Como dije, a lo más que ocasiona el virus es un enojo y "sacamiento de casillas" porque en ocasiones se vuelve complicado eliminarlo y hay que formatear y es ahí donde se origina otro problema más grande, cuando el disco duro no se encuentra particionado para tener por separado al sistema operativo de los datos, teniendo así que perder información valiosa (porno y música, básicamente).
Jamás he sabido de un código malicioso que sea capaz de dejar eliminar toda una partición de disco duro, que nos dañe circuitos internos de la tarjeta madre, que nos dibuje una carita triste en el monitor, o que le de tos al sistema haciéndose escuchar por las bocinas. De verdad que los programadores de estos programitas baratos dan pena total. Eso no es un virus señores, ¿quieren sembrar el terror? ¿quieren impactar al mundo? ¿quieren ser recordados por dañar de verdad miles de computadoras y romper récords? pues esfuércense más porque solo están dando risa. Bueno, al menos yo no les doy mérito alguno.

Es por ello que si tuviera el conocimiento informático, la malicia y el suficiente tiempo para programar un verdadero virus, yo haría las siguientes obras de arte:

Mexinaco.- Este virus atacaría directamente a los archivos de interpretación de entrada de datos, específicamente hablando del teclado, y simularía la escritura de un mexicano joven promedio de educación insuficiente y cambiaría la "c" por la "k", la "s" por la "z", entre otros. Intencionalmente suprimiría los signos de admiración y pregunta así como los acentos y las comas y en estado crítico activaría las mayúsculas de manera aleatoria para escribir como usuario regular de Fotolog.
Ejemplo: "OoOoOoOoOlA GeFeZiToOoOOO Ze Le AMtOjA uM KFeCiToOoOoO eZ pReGuMtA"

YTREWQ.- ¿ou? әʇuɐɹʇsɐɔ ʎ ˙˙˙op!ʇɹәʌ!p ˙oʌ!ʇәɾqo ns o!ʌqo әnb sɐɯ әuә!ʇ әnb oәɹɔ snɹ!ʌ әʇsә

Trustemeifyoucan.- Al infectar la computadora y luego de una serie de pasos algorítmicos cuidadosamente planeados, obtendría cuales son nuestros contactos más frecuentes (Amigos, padres, parejas, amantes, compañeros de trabajo, etc) y les enviaría a estos nuestras conversaciones del Messenger, correos electrónicos, todos los mensajes directos de Twitter y Facebook, y otros, que se alojan en la caché de la memoria. ¿Cuántos de nosotros ustedes no hablan mal de otros a sus espaldas? Sería un caos total el que se enteraran vía correo electrónico de todas estas conversaciones que se supone ustedes nunca iban a ver. Divorcios, enemistades, despidos y mucho odio imperaría en el mundo. Se acabaría la esperanza del planeta ante tanta hipocresía mientras yo me sentaria en un sillón a comer papitas con salsa valentina y tomando una Coca-Cola bien fría disfrutando de mi éxito y sintiéndome un Dios.

Pikachú.- Éste sería uno de mis favoritos sin duda. Lo que haría una vez incrustado el código dentro de una computadora sería esperar a que una persona capture un aproximado de 1000 caracteres en un documento de texto y al darse la situación un pequeño pikachú de color verde y negro (simulando una terrible enfermedad) saldría de la nada en el monitor diciendo... pikaaa... pikaaaaaa... ¡chúuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu! borrando todo lo antes escrito con una increíble y bonita animación que simule un estornudo gigante y potente, regando así todas las letras por toda la pantalla y teniendo que teclear todo de nuevo. No obstante, uno tendría que ir "mejorando su nivel", es decir, si la primera vez fue a los 1000 caracteres, la segunda sería a los 2000, luego los 3000 y así hasta llegar a un máximo nivel y luego volver a comenzar. Simplemente ingenioso, aplausos.

\m/.- Con este peligrosísimo bebé intentaría instruir de buena música a todo aquél que resulte infectado. Buscaría la carpeta raíz de sus archivos de audio y los eliminaría en caso de no coincidir al analizarlos con una base de datos que estaría en Internet. Automáticamente descargaría cientos y miles de canciones de Rock en todos sus géneros que irían desde Steve Vai hasta Soulfly, pasando por Muse, Deftones, Placebo y muchísimas bandas de Rock. Esas si son "bandas" y no los grupuchos que falsamente son llamados así en su género y que usan trompetillas, acordeones, hablan de narcotráfico, matanzas y que por lo general son tipos feos y gordos los que cantan y salen en videos con nenas que jamás tendrían de no ser por su dinero. De completa pena ajena la "música" "banda" por si no les quedó claro.
Cabe mencionar que los archivos de audio no se podrían eliminar sin mi consentimiento. Muajaja.

Lo_okatme.- De éste ya les había comentado en un post anterior. No se hagan, todos tenemos algo de vouyeristas así que nos podriamos divertir en grande. Imaginen poder ver a través de la cámara web de su jefe. Ni se imaginan cuales son las razones por los que sus compañeros de trabajo si ascienden de puesto y ustedes no.

Kerwellbad.- Este virus sería el más mortal y dañino de todos, solo que aún no lo diseño y no sé que haría. Por de pronto el nombre suena fregón ¿verdad?

Por supuesto que mis creaciones afectarían cualquier computadora y dispositivo móvil, eso de la discriminación no se me da, yo voy parejo con todos. Además serían totalmente indetectables e incurables, digo, si voy a fantasear que puedo hacer todas estos nocivos programas debo hacerlo bien.
¿Qué tal?¿Ya les di miedo?

La creatividad y la imaginación es el límite de nuestra perversión y son nuestras mejores armas. Que bueno que apenas se instalar un crack y cambiar uno que otro driver, de lo contrario ya estuviera gobernando el mundo.



PD: El que lea esta entrada y no comente se le infectará su computadora justo cuando intenten cerrar mi página. Es verídico. No se arriesguen.

14 marzo 2011

Post #100




Y así se consuma mi primer centenar de vómitos verbales y fantasías literales. No sé que tanto hayan sido de su agrado pero yo si me he divertido y he expresado como he querido así que para mi bien valen cada uno de esos posts.
100 entradas a las que les he dedicado su tiempo para poder escribir algo lógico, chusco, irónico, sarcástico, medio verídico pero eso sí, con un toque humorístico, ese mismo que me caracteriza y que ustedes ya me conocen.
Como se habrán dado cuenta, he dejado a un lado mi entusiasmo por esta afición, por mis problemas familiares, emocionales, laborales o por lo que sea, pero lo he dejado y ya basta. He dejado interferir mi vida personal con el blog y me siento culpable por ello, por eso pienso que no hay mejor momento para un renacimiento en mis fases de escritor que éste. Si he de retomar las riendas de mi blog, es ahora o nunca.

Gracias por sus lecturas, recomendaciones y todos sus comentarios.

Y ahora si, espero que la nueva temporada les agrade igual o más que la anterior.

06 marzo 2011

Cosas que a veces uno no comprende de su ser





Partiendo de la capital de Zacatecas, por la carretera ya rumbo a casa, bueno, mi hogar temporal. Un poco agotado por el trayecto del viaje pero muy contento y feliz por las últimas 42 horas.
Al señor de bigote que va conduciendo (mi suegro) se le ocurre amenizar el camino a casa con un poco de música, su música claro. Luego de probar varios CD's rayados finalmente "todos decidimos" que Joan Sebastian sea quien nos deleite con sus cantos y ritmos para hacer mas entretenida la regresada.
Ahí estoy yo, con mi nueva familia, conviviendo y armonizando en conjunto, tarareando canciones que nunca antes en mi vida había escuchado pero que por el momento y la ocasión se me hacían interesantes.
Veo a mi alrededor y todos al unísono de la voz del veterano cantante vamos moviendo la cabeza ante inocentes y tiernas melodías, exhaustos pero con el alma feliz, yo inclusive me siento muy feliz.

Abro un breve paréntesis para aclarar eso de "inocentes y tiernas melodías". En serio, ¿han escuchado alguna canción de ese tipo? De ejemplo les pongo la de "montañas de azúcar", escúchenla y díganme si no por montañas dulces se refiere a un par de senos y a ríos de miel a... si entienden, ¿verdad? Todo es referente al sexo, ¿o simplemente soy un enfermo sexual? Lo que si es que la canción es pegajosa.

De pronto esa sombra cegadora y rompemadres del demonio que me caracteriza empaña mi ser y cambia mi perspectiva de la vida.
Esa estúpida sensación de negación a la felicidad ha llegado de nuevo y en el peor momento. No es la primera vez que me sucede pero a veces se siente así, así de gris y frío.

Me aparto lentamente y me dirijo al rincón de la camioneta, me acomodo una chamarra para descansar la cabeza y clavo mi vista en el paisaje que tengo en frente. Bonitos y coloridos backgrounds en azul y café dibujados ante mis ojos no son suficientes para levantar mi ánimo recién caído, tampoco el rico calorcito, y mucho menos el gran esfuerzo que el señor Sebastian hace por captar nuevamente mi atención.

Sin darme cuenta ya no escucho nada, ya no siento nada, no percibo olor alguno y mi vista es lo único que aparentemente me funciona. Todo me confunde, no sé distinguir entre cerros y montañas, no sé distinguir entre realidad y fantasía y mientras tanto me quedo con la duda.

Es como si yo no formara parte de esta vida, como si dejara de existir un instante y lo peor es que soy yo mismo, o más bien mi yo interno, quien me hace sentir así.
Supongo que algunas personas nos gusta "tener nuestro espacio". No, si les digo que soy bien raro siempre a veces.

Luego de un rato como que voy regresando de ese estado emocional y me voy reintegrando a la actividad social. Para integrarme de nuevo, disimuladamente le pregunto a mi novia por la distancia que falta para llegar a la ciudad. Nuevamente comienzo a tararear las rolas del ex esposo de la tica mas ridícula y operada que Televisa tiene (Maribel Guardia) y me "animo" por un instante. Tan animado estoy que me pregunto seriamente si sus canciones estarán para descargarse en Internet... NOT.



Nota: Post que tenía pendiente publicar desde hace dos meses.