31 diciembre 2011

Adiós diciembre; hola enero

La verdad no tengo la más mínima intención de voltear a ver el rastro que este año me dejó porque ciertamente no fue bueno del todo. Desde mitad de año todo empezó a desmoronarse, sueños, ilusiones, esperanzas y un chingo de cosas que por un instante lo creía tan sólido como el acero forjado con aleación de titanio. Mi 2011 comenzó de la mejor manera posible, de ahí todo iba para arriba como el precio de la canasta básica. Pero luego llegó medio año y en la cúspide de mi felicidad, ¡Zaz!, lo que se había disparado tan alto comenzó a perder fuerza hasta caer en picada a chingosmiles de kilómetros por hora. 
Sé que son cosas que pasan en la vida y bla bla, por eso lo acepto. Algunas veces nos irá bien, otras mal, y otras mejor desearemos no haber nacido; sin embargo, ya vendrán mejores años. 

Pese a todo lo malo de los últimos meses me queda el recuerdo de lo bueno que viví en los primeros y de toda la felicidad que me desbordaba por los ojos desde mi interior. Buenos tiempos, buenos recuerdos, algo que aunque no cubre en su totalidad el vacío que de momento me embarga, sí lo aliviana un poquito, bueno, lo admito, aún me queda mucho buen sabor de boca toda esa felicidad que viví.

Se nos fue diciembre y con él se lleva todo un recuento de emociones, fracasos, triunfos, desamores, compromisos, sorpresas y demás; pero en pocas horas todo habrá acabado y empezaremos de cero................ ¡obvio no! El año se acaba pero la felicidad, los problemas, el dolor y la alegría ahí siguen, haciéndonos sentir vivos o muertos pero haciéndonos sentir. Nada va a cambiar para mañana, salvo nuestros calendarios. Pero hay que creernos que todo puede llegar a ser diferente a lo que ahora estamos viviendo.

No, no es un post para hablar de tristeza, en especial de la mía. Es un post para hablar de la realidad que será relativa para cada quien. Sea como sea que les haya ido, bien o mal, les deseo un mejor año, les deseo que se dejen de chingaderas y se pongan a escribir más (y mejor de ser posible), les deseo mucho dinero, muchísimo dinero para que puedan consentir a gusto a sus parejas, y si les dejan, para que puedan pagarse un chingo de borracheras y no se estén lamentando después de que se quedaron sin amor y sin dinero al mismo tiempo. Tampoco eso lo dije por nada personal jajaja.
Sean felices, tengan salud, que les vaya bien en el trabajo, tengan hijos, hagan ejercicio, no se comprometan a algo si dudan que podrán cumplirlo; paguen lo que deben, ayuden a otras personas, sonrían, siéntanse guapos (aunque se vean al espejo y no se terminen de convencer), y sobre todo, vengan a leer y a comentar mis pinches posts, culeros.

Felices fiestas y feliz año nuevo. Los quiero aprecio mucho, amiguitos.

¡Bienvenido, 2012!




PD: El mundo no se va acabar, se los puedo asegurar, pero vengan a leer y a comentar.

27 diciembre 2011

Ojalá y no creen ciertas vacunas


En ocasiones me quedo pensando que somos una raza que se preocupa por mejorar, innovar y crear cosas que nos faciliten la vida y que nos haga soñar con un futuro prometedor, seguro, entretenido y muy moderno. Pero ciertamente considero que no se le ha puesto mucho empeño en mejorar un aspecto que es mucho más importante que todas esas cosas bonitas y tecnológicas que tanto nos encantan. La salud por ejemplo. 

¿Se imaginan un futuro donde no existan esas enfermedades mortíferas y que hasta cierto nivel se convierten en pandemias que terminan acabando poco a poco a millones de personas? El cáncer, el SIDA, las influenzas, etc. Sería genial saber que ya existen curas y vacunas ante tales monstruosidades que tanto nos atemorizan. Lo cierto es que no hay, y que pese a los grandes esfuerzos que se realizan para encontrar estas curas, parece que la solución todavía está a muchos años luz de alcanzarse.

¿Y si bajaramos un poco el nivel de exigencia? ¿Se imaginan que ya existiera una vacuna contra la gripa, la diarrea, la fiebre, la resaca, el dolor de cabeza, los cólicos menstruales, y vamos, hasta para la estupidez?




Imaginen un mundo en el que nadie se preocupa de que el día de su boda esté diciendo: "Sí, snif, pa... aaaachú, pa-dre... snif, acepto a Julia... aaa... aaa... aaaaachú! snif, a Juliana". O que el día del concierto de su banda favorita, una como mujer tenga que decirle a su novio que mejor vaya con alguien más porque ella tiene unos terribles dolores a causa de los cólicos. Qué horrible sería eso. ¿Les ha pasado, chicas?
Pensar que con una vacuna contra la diarrea podríamos comer tantos tacos en la calle como quisieramos sin temor a pensar que al día siguiente probablemente nuestra habitación temporal será el sanitario.

Y sé lo que están pensando, que la estupidez no es una enfermedad, más bien es como un defecto de naturaleza, pero piénsenlo tantito, estaríamos mejor en un mundo sin tanto imbécil alrededor ¿no creen?

Aquí es cuando semianalizan las cosas y su lóbulo frontal, con tal de evitar la fatiga, les hace responder impulsiva y e instintivamente: Sí, Novak, sería genial eso que dices.

C'mon, dudes, piénsenlo un segundo nuevamente ¿de verdad creen que eso sería lo mejor o lo ideal? 
El pensar que ya no existen esas enfermedades básicas es motivante y nos hace aspirar a una mejor calidad de vida, pero si profundizan un poco más allá de ese sueño verán que sería contraproducente. 
Por ejemplo, comeríamos como unos completos cerdos sin temor a que algo nos podría caer pesado. Bueno, muchos de ustedes ya practican ese hábito y no digan que no; sobre todo en estas fechas. donde  me incluyo.
Los puestos de tacos y tortas proliferarían y con ellos la contaminación, misma que atraería moscas e insectos donde estos a su vez, acarrearían bacterias y virus, los cuales, gracias al punto que tratamos, no nos tendría porque preocupar ya que seríamos totalmente inmunes. Sin embargo, el problema de la basura y los pestilentos olores que los puestos de tacos llegan a tener no se detendría y vendría en crecimiento. Y no sé ustedes pero ver tanto puesto de comida con moscas como que da asquito. Y como dato extra, comer tanto taco y tanta torta nos haría aumentar muuuuuuuchas tallas por encima de lo normal. 

Ahí les va otro punto para que se pongan a analizar.

Sin un mundo de gripas y diarreas, o dolores de cabeza ¿qué pretextos pondríamos para no ir a trabajar? Yo sé que el que es un chingón flojonazo sabrá muchos pretextos para no ir a laborar, pero siendo realistas estos son nuestras cartas favoritas para evitar una jornada de trabajo y quedarnos en casa a dormir y descansar. Como la vez que dije que casi me estaba dando cáncer cerebral y que requería quitarme al medio día de mi trabajo y todo porque ese día era día de Champions League y quería ver el partido en mi casa junto con botanitas y chelitas. Por cierto que se está volviendo tradición eso de enfermarme de cáncer en el cerebro cada que hay partido importante; lo bueno que mi jefa no sabe de esas cosas de fútbol. Pero ustedes no le vayan con el chisme, eh.

En las mujeres creo que más de una habrá usado el pretexto de "disculpa pero no me siento bien para salir esta tarde como habíamos quedado, tengo ese problema de chicas de cada mes. Mejor lo dejamos para otro día, besitos". Si fuera mujer, yo lo usaría para todo y sería genial poner eso como pretexto. Pero si inventaran una vacuna contra ello, tendrían que ir a esos compromisos no deseados y que mal la pasarían. ¿Cierto?

Por último, y como ya dije, la estupidez no está demostrado que sea a causa de un mal congénito hereditario, por algún contagio viral, o por concepción visual tras contemplar tanta televisión desde los 3 años de edad. No se sabe porque hay gente sumamente estúpida, pero la hay. Si existiera una cura para ello creo que habría más progreso en el mundo. Se acabarían las crisis económicas, el calentamiento global, y las mujeres ya no serían golpeadas por vivales machistas y tarados. Uno podría ser su propio abogado en caso de tener problemas legales, y hasta podríamos crear nuestros propios vehículos para transportarnos a donde queramos; el espacio por ejemplo.
Seríamos una raza completamente poderosa, inteligente y dominante. Los extraterrestres de Jaime Maussan se quedarían bien opacados ante nuestra brillantez e ingenio. ¿No sería genial?

-Sí, joven y sabio Novak, tú si piensas bien chingón. ¡Novak para presidente!

Pues no, estimados lectores, obvio no sería muy bonito vivir en un mundo donde la chingonería se contemple a los 360° de nosotros. Para que la vida sea posible debe haber un equilibrio natural. Lo mismo que en la selva y los animales, el más fuerte es el que domina y predomina. Siempre el débil tendrá que perder para que el chingón sobresalga. Tal vez sea algo injusto de parte de la vida pero estoy convencido de que así tiene que ser ya que de otra manera todo sería un caos. Es como pensar que todos deberíamos ser ricos, poderosos e influyentes. Eso jamás podrá ser posible ya que de ser así nadie querría lavar los baños, hacer las hamburguesas ni ensuciarse en una construcción para hacer nuestros edificios de oro puro y diamantes. Siempre tendrá que haber alguien más abajo de nosotros que esté dispuesto a hacer lo que nosotros necesitemos. Esa es la clave de una supervivencia sana y balanceada; por lo tanto la idea de la vacuna contra la estupidez, idiotez y pendejez, no es tan buena como se pudiera llegar a concebir. 
Una idea similar planteé hace mucho en el BlogBus y que si gustan pueden ir a leer.

Así que dejemos de esperanzarnos en vacunas que no llegarán pronto y que espero no lleguen, y  mejor aprovechemos lo que podamos de esas cosas malas que en la vida nos suceden. Es una de las claves del éxito.



PD: Las ideas presentadas en este comunicado no deberán ser tomadas en cuenta para llevarlas a cabo y faltar al trabajo o a citas que tengan programadas. Me deslindo de toda responsabilidad y será a juicio propio de cada lector el que las use o no.


22 diciembre 2011

Aprendamos a usar el Internet




Desde que era un niño aprendí que para no tener broncas en la casa con mis papás, mi deber era sacar calificaciones altas. Comprendí que eso sólo lo lograría de dos maneras : una era ponerme a estudiar y ser un matadito y la otra era acosando y enamorando a mis maestras. Desde luego que ni la primera ni la segunda eran opciones que me llamen la atención porque eso de hacer tareas en exceso se me hacía muy deprimente debido a que las tareas absorben el alma de los niños. Por otro lado siempre me tocaron maestras gordas y ancianas así que por ahí tampoco iba el asunto.
Afortunadamente siempre fui un niño listo y encontré una tercera opción para librarme de esos pendientes escolares. Copiar las tareas.

Pero vamos, el copiar las tareas va más allá de hacer un clon del trabajo de un compañerito. No se trata de hacer piratería sino de entregar un trabajo de último minuto y recibir un 9 o inclusive el 10 por eso y reír mil por los que se mataron haciendola toda la tarde anterior.

Copiar la tarea es una habilidad magistral que no todos tienen la capacidad de explotarla pero que en su intento fracasan y son expuestos ante la sociedad, humillándolos y tachándolos de mediocres inútiles indicando que ni eso pueden hacer bien.

El pedirle la tarea al que sí la hizo no se basa en hacer una piratería del mismo, sino en hacer un buen trabajo de calidad de la misma copia haciendo parecer que es de nuestra propiedad y por supuesto, sin perjudicar al pendejo buen compañero que nos la proporcionó. Esto se logra cambiando palabras y parafraseando el contenido del trabajo original. Empezar de manera distinta la redacción, y tener una conclusión propia a lo que nuesto compañero hizo; entre otros detalles importantes que por cuestiones de egoísmo no revelaré. Les digo que todo tiene su truco y no es tan fácil como parece; o sí, lo es, pero les digo también que eso de copiar no es para todos.

Pero no habría de que preocuparse porque esto que les platico era cosa de 1990. Desde la llegada de la informática y de la supercarretera de la información a principios del 2000, técnicamente un ciberespacio de posibilidades se nos abrieron camino y se suponía que nos iba a hacer las cosas más fáciles. 
Desde su creación, los buscadores de Internet se volvieron nuestras bibliotecarias virtuales ofreciendo un vasto mundo de increíbles oportunidades hacia el conocimiento y enfocadas a educarnos.

Ok bla bla, Google nos vino a resolver las tareas. Esa es la idea que quiero proyectar.

Y apesar de la obvia facilidad de buscar algo en Google y que este nos de las respuestas así como así y sin poner objeción, uno pensaría que para cualquiera que tenga un cerebro es intelectualmente capaz de realizar tal encargo. Pero a veces la realidad dista mucho de la obviedad:





Díganme si no les da coraje cuando se encuentran casos como estos donde las personas no saben aprovechar los recursos. Se siente como un retorcijón en la boca del estómago similar a cuando van en el noveno taco y piensan "sí me entra otro" y a medio bocado sienten que la panza les va a explotar. 

No comprendo como puede haber personas que sean capaces de crear una cuenta en Yahoo y luego formular una pregunta/petición de tal grado de estupidez. Peor aún es que haya alguien todavía más estúpido que se tome la molestia de realizar la búsqueda por él y que le proporcione el resultado. 

Esos espacios creo yo que fueron creados con el fin de intercambiar información, culturas, experiencias, ideas, etc. No para que peguen los resultados de búsquedas hechas en la Wikipedia. 

Yo le hubiera respondido:

Apaga tu computadora (si no sabes como pregúntale a alguien a tu alrededor) y mejor consíguete un empleo para contruir carreteras o tapar baches, amigo.

El Internet es una herramienta de gran utilidad, pero también es un espejo para reflejar a los más grandes idiotas que se dejen.

Ustedes cuiden a sus hermanitos, si tienen. Oriéntenlos y anímenlos a hacer su propia tarea, o de perdido que aprendan a hacer unas buenas copias por la mañana del día de entrega; porque no se sabe si algún día terminen trolleados en este blog.





20 diciembre 2011

He vuelto


A casi dos meses de que escribí mi último post, es que vengo a dar la cara por acá. Y leyendo ese último post veo que no cumplí mi promesa de no olvidarlo. En realidad no es que no haya cumplido del todo ya que olvidado no lo tuve, por ahí me ponía a pensar que tenía que escribir, sólo que no encontraba el tiempo ni las ganas de venir y poner a chambear a mis dedos. 

Como sea, esos tiempos parece que quedaron atrás y voy a empezar a darle uso a este sitio antes de que a principios de año comiencen a cobrar anualidad; al menos eso leí por ahí.

De un tiempo para acá las cosas se me complicaron culeramente en mi vida a tal punto que no veía esquina donde pudiera arrinconarme a llorar; y que bueno que fue así porque llorar es de nenas. Apesar de eso, me vi imposibilitado de asomarme, abrir mi editor de textos y hacerle como que escribo para no perder contacto con mis lectores como les tenía acostumbrado. Hay que dejar atrás esos tiempos; si bien no estoy en las mejores condiciones, no me pienso pasar toda la vida lamentando eso que no queda de mí. 

No tengo ni idea de que les pueda escribir por ahora ya que digamos que he perdido la práctica. Son más las ganas de involucrarme de nuevo con este medio que la creatividad que solía tener; pero espero que esa última llegue lo más pronto posible. 

Ustedes no se quedan atrás déjenme decirles; la verdad ando muy decepcionado de lo que he estado leyendo en sus blogs y por eso he eliminado a muchos de los que en verdad me gustaban. Pero no se sientan mal porque su culpa no es, es parte del cambio, todos cambiamos dicen. Hay muchos que dejaron de escribir aún cuando eran buenísimos. Otros simplemente dejaron de escribir y cerraron sus espacios. Otros más perdieron la idea de lo que era un blog. 
Yo igual he cambiado y ni yo mismo sé exactamente cuál fue ese cambio, por lo que si no les gusta lo que ahora pueda arrojar con mis textos estará más que comprendido el que no regresen.

El trabajo, el amor, la familia, etc; ¡vamos! hasta mi "mimismo" andaba con sus chigaderas. Por todos lados me llovió ¿pero saben qué...?

¡He vuelto!






PD: No es cierto que ya vayan a cobrar Blogger, ellos ya cobran bastante con el uso que le damos a estos servicios "gratuitos".