06 mayo 2012

Las nuevas olimpiadas del dos mil cincuenta y algo


Ahí les va el sueño de la semana.

Soñé que era el narrador de un partido de final de olimpiadas que se disputaba en el año dos mil cincuenta y algo. Mi tablero consistía en enormes pantallas 3D, HD, LD y JODT, así como proyectores holográficos los cuales me proporcionaban detalles de las jugadas para que las pudiera apreciar mejor que nadie y así poder dar comentarios acertados. Hasta donde recuerdo, era una de las finales más históricas de las "Nuevas Olimpiadas" por lo que dos cuartos del planeta estaba sumamente atento a mi sensual voz y a lo que sucedía en el partido. Los otros dos cuartos ya se habían muerto por la contaminación, el calentamiento global y un par de guerras mundiales (por si se lo preguntaban). 

Los juegos olímpicos ya no eran los de antes, y por lo mismo, las reglas de los encuentros habían cambiado un poco con respecto a lo que se vino manejando hasta el 2031, cuando se hizo la reestructuración para darle más auge y emoción al deporte mundial.
El juego que en ese instante iba a narrar se llamaba "Allinball" y la mecánica era más o menos así: se trataba de un partido de 7 jugadores contra 14 porque en un equipo eran altos y fuertes y del otro lentos y flacos. Números que variaban dependiendo de la condición física del equipo, obvio. El objetivo del juego era el mismo principio básico de cualquier juego en cualquier lugar del universo: ganarle al oponente. No había un método exacto para medir las anotaciones de cada equipo; todo se dejaba a la improvisación y al buen funcionamiento como grupo para que este tomara ventaja.

A continuación, un pequeño fragmento íntegro de la narración que hacía en mi sueño para el encuentro entre sudamericanos y asiáticos:

Todo parece estar listo para que comience la final del Allinball de estas nuevas olimpiadas, querido auditorio. Pare bien su tercera oreja para que no pierda detalle de lo que sucederá porque este encuentro promete grandes emociones, grandes impresiones y demasiada adrenalina. 
 Los sudamericanos se ven ansiosos por derrotar a los asiáticos, pero estos últimos planean hacer uso de sus condiciones físicas para evitar una derrota. El equipo asiático presenta una alineación de 6 contra los 13 de los sudamericanos. A juzgar por las impresiones, esto se va a poner muy parejo.
 En estos instantes el réferi está haciendo las señas de que todo está listo y... arrrrrraaaaaanca el partido. ¡Qué emoción!

Sudamérica tiene la ventaja de iniciar el movimiento y un jugador del centro lanza la pelota hacía atrás y corre por la cancha. Patean hasta la segunda base y con la raqueta evita que se acerque al área chica. La delantera de los sudamericanos se ve prometedora y rígida. Mantienen el esférico para desconcertar al equipo contrario. Creo que su estrategia será el contragolpe. 
 ¡Pero que sucede! Vean como el coreano Takagao, de número 4, atraviesa toda la cancha a toda velocidad. Está encarrerado y puede que sea el fin del brasileño Jao Aimar que en este instante posee el balón. Pero el brasileño ya se dio cuenta y manda un tiro con arco hasta el otro extremo donde el peruano Mamak lo recibe perfectamente en su escudo provacando un fuera de lugar y obteniendo así los primeros 5 puntos del encuentro. El réferi marca saque de media cancha a favor de los japonenes. Veamos que harán para empatar. 
 Okkja, es quien mueve el balón hacia su compañero el pekinés Chan-Ling quien a la vez toma el balón con las manos y lo avienta al rostro del chileno Marioba. Tremendo golpe en la cara priva a la defensa sudamericana, dejando paso libre para que el grandote japonés, Mayamoto, comience a acercarse a la meta contraria. 3 defensas del equipo sudamericano intentan detenerlo pero el japonés es imparable. Con sus 90 kilos de músculo luce como una máquina. Se acerca más al área de impacto del rival. Está por anotar, y creo que lo logrará. Disparaaaaaaaa ¡Y encesta perfectamente una canasta de 12 puntos! El público presente grita con euforia. Esto se está poniendo bueno y apenas comienza...


Más tarde...


El balón lo posee el equipo asiático. Faltan 15 puntos para que se declare al ganador y ellos van ganando 95 a 82. Comienza la recta final y optan por ir con todo de acuerdo a las instrucciones de su joven entrenadora de 16 años. Mayamoto conduce el balón con su bastón de cricket. Se nota que es el delantero de confianza de la delantera pues es a quien manda en cada ataque. Pero podemos observar que los sudamericanos ya lo están esperando con sus repectivas raquetas para intentar detener semejante topo, perdón, quise decir toro nipón. Mayamoto hace un drible excepcional, esquiva a un par de defensas y manda un pase para Naggi quien la baja con la mano y entra botando el balón en el área de los 20 puntos. Si se anima va a tirar directamente, aunque sabemos que él no es el especialista en tiros de larga distancia. Se la regresan a Mayamoto y es quien con su corpulencia derriba de un empujón a un sudamericano más. Así logra llegar a la tercera base y se detiene para pedir 30 segundos de tiempo muerto. El equipo de los asiáticos se reúne en la tercera base y se disponen a platicar lo que puede ser la última de las jugadas ya que el tiempo corre y si no hay ganador, recuerden que el marcador del juego regresa a ceros.
Ahora sí, todo listo para que continuemos con este increíble partidazo que estamos viendo. Mayamoto se baja de la tercera base y parece que intentará acercarse lo más que pueda para realizar un tiro de corta distancia. Le da un gancho al hígado al jugador Vallejo quien cae tendido. El jugador optará por realizar una jugada invidual, pero no sabemos si hará un tiro a la canasta o preferirá lanzar a la portería. 6 sudamericanos hacen un bloqueo con una tabla rítmica para impedir el paso a la portería. Creo que Mayamoto sólo le queda hacer un tiro directo al tablero, y sabe muy bien que está contra el reloj. ¡Ahí está, señores! su clásica pose para tiro de media distancia, ¡lo va a hacer! Lanza su disparo y... ¡Falla! No lo podemos creer. Estas nunca las falla Mayamoto. Esto puede ser el final de la oportunidad de los asiáticos. Sin embargo, el rebote lo obtiene el tailandés Namamuri y corre desesperado para rodear la tabla rítmica en un intento desesperado por anotar a como dé lugar. La defensa está quebrada, el chaparrito tailandés tiene la oportunidad de ser el héroe. El balón lo tiene en su mano, se prepara para lanzar a la porteríaaaaaa y.... ¡paaaaaaaaaloooo! ¡Increíble que la haya fallado! Era la anotación del triunfo. Esto creo que tendrá que disputarse de nuevo. Esperen, el réferi está indicando algo. Creo que... ¡así es!, el réferi ha marcado PEEENNAAAAAALTTTTYYYYYYYY. El estadio sucumbe por los gritos de los aficionados que no pueden creer esto. Veamos la repetición para encontrar el error. 
Están viendo en pantalla como luego del disparo al metal de la portería, el rebote lo obtiene el portero quien lo toma por las manos y... pero claro. Es eso. El portero no puede tomar por las manos el balón mientras la tabla rítmica esté aún formada. Ni yo mismo me percaté de este hecho. La pregunta ahora es si Mayamoto será quien cobre el tiro penal.
Parece que sí, ahí va al centro del campo el delantero mayamoto. Vemos como lleva su raqueta en una mano y la pelota de tenis en la otra. Tendrá que anotar desde la media cancha si quiere esos 7 puntos para pasar de los 100 y ganar automáticamente el encuentro. Todos estamos de pie de los nervios.
El jugador se lleva las manos al rostro; sabe de la presión que está cargando en sus anchos hombros. El oro está en ese disparo y no puede fallarlo. Respira profundo, se toma su tiempo, hace sus oraciones a Buda, se persigna, abre los ojos y parece estar listo.
El réferi le dice que tire. ¡Aquí vamos, televidentes! Mayamoto lanza la pelota al aire, esta regresa a él, saca tremendo disparo y........................................... ¡ENTRA EN LA PORTERÍA! Esto se acabó, el equipo de los ojos rasgados ha ganado el encuentro. Después de un largo tiempo de ser dominado por los latinos, la medalla será para un dueño distinto esta vez.

Espero se hayan divertido tanto como yo. Los espero el día de mañana porque tendremos mucha actividad deportiva. Por la mañana no se pueden perde las semifinales de clickeo de mouse y salto con serruchos. Por la noche tendremos un duelo de volleybal en lodo y esgrima en bikini. Hasta mañana y buenas noches.

8 Comentarios:

Diana. dijo...

¿Te fumaste algo antes de dormir?
¿Qué es provacando?

Se me hace que las pantallas JODT serán un invento tuyo.
¿Será que para ese entonces los japoneses serán muy chillones y se harán llamar Japonenes?

A mi se me hace que combinaste temas de fútbol, con mujeres en bikini, computación, carpintería y te salió ese sueño.

Estás pesado, morro.

Besos.

Diana. dijo...

P.D. Ya ves, justificado se ve más bonito.

Nothingman dijo...

deja las drogas

MoKa Mola dijo...

OMG... Yo quiero de lo que tú tomaste...
Pero si algo me impresionó es lo de la tercera oreja...No creo que se vea muy bien eso.

Y luego cerramos con "clickeo de mouse y salto con serruchos. Por la noche tendremos un duelo de volleybal en lodo y esgrima en bikini".

¿Esgrima con bikini? No creo que los hombres se vean bien como Vera de Milo...

Dios, que futuro

¡Saludos!

Khristi dijo...

Ja, ja. Mmmm, serían las olimpiadas más cortas que existan con tantos deportes juntos en un solo juego...

Muñekita Cat dijo...

Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

me respondes a munekitacat19@hotmail.com
besoss
Emilia

SusuBlog dijo...

ya es hora ¿no?
quiero leer el nuevo post.

Alexander Strauffon dijo...

¿Que ha pasado contigo, Novak? Luego de tan peculiar post, tienes un mes ausente.

Bueno, que estes bien, recibe un saludo.