27 julio 2012

Mala fortuna




Entre las 12 muertes a lamentar debido a la tragedia ocurrida la semana pasada en Denver, Colorado, mientras se realizaba el estreno de la más reciente película de Batman, resalta la de una guapísima mujer llamada Jessica Ghawi, a quien le apasionaban los deportes y trabajaba como periodista en una pequeña cadena televisiva.

Y cuando digo que su muerte resalta no me refiero a la obvia belleza de la norteamericana, sino porque un hecho curioso envuelve su lamentable y corta historia.

Resulta que apenas un poco más de un mes atrás, ella habría sido víctima de un tiroteo que se sucitó en el Eaton Centre de Toronto, Canadá, lugar donde el resultado fue un muerto y varios heridos.
Ella cuenta en su blog personal que mientras se encontraba de vacaciones en esa ciudad, nunca pensó que enfrentaría a la muerte cara a cara. O casi.
Nos narra como su antojo por comer sushi casi la lleva a su deceso. Dice que antes de entrar al área de restaurantes para saciar su apetito en el mencionado centro comercial, experimentó una sensación en el pecho lo que la llevó a mejor ir por una hamburguesa. Pero esto no lo hizo como un cambio repentino sino por ese presentimiento que sintió. Un par de minutos después de su fugaz cambio de parecer, se detonaron los disparos.

After that purchase I said I felt funny. It wasn’t the kind of funny you feel after spending money you know you shouldn’t have spent. It was almost a panicky feeling that left my chest feeling like something was missing.

Para su fortuna, se salvó aquella noche de aquella tragedia. Y también relata como redescubrió el sentido de la vida y apreciar cada segundo que estamos vivos y lo mucho que debemos agradecer por ello.
Para su desgracia, un mes después no se pudo salvar de su... ¿destino? Es una triste historia.

I say all the time that every moment we have to live our life is a blessing. So often I have found myself taking it for granted. Every hug from a family member. Every laugh we share with friends. Even the times of solitude are all blessings. Every second of every day is a gift. After Saturday evening, I know I truly understand how blessed I am for each second I am given.

¿Fue en realidad un presentimiento lo que ella experimentó? ¿Existen esas cosas espirituales que nos alertan del peligro? ¿O será que es algo más científico y tiene que ver con la química y percepciones extrasensoriales del cerebro, tirándole más a un tipo super poder sobrenatural como el sentido arácnido del hombre araña?

No podría decir algo al respecto porque nunca he tenido presentimientos, ni creo en ellos. Pero sí tengo una historia similar que contar.

Muchos años atrás, cuando tenía unos 19 o 20 años, experimenté una cercana línea de muerte que jamás olvidaré.
Me desperté para el desayuno y se me fue encargado ir por unas cosas a la tienda de la esquina. Aún no muy despierto, llegué a la esquina de mi casa y me recargué en un poste de luz que hay mientras esperaba que pasaron los vehículos que transitaban para poder cruzar la calle. Cuando lo hice, no pasaron más de 15 segundos desde que me aparté de ese poste y entré a la tienda cuando escuché un impacto muy fuerte que nos alarmó a los que nos encontrábamos en ese lugar. Al salir, un auto se había estrellado en el poste justo donde yo estaba 15 segundos antes. ¡15 segundos! El auto quedó destrozado de su parte delantera, rompiendo en dos el poste de luz que era de madera. El sujeto que provocó el disturbio estaba ebrio. No hay duda alguna de que si yo hubiera estado ahí, ustedes ni siquiera me habrían conocido.
Imaginarán mi reacción en ese justo momento al ver el humo del auto descompuesto. Me puse a pensar muchas chingaderas en ese instante. Estaba morro y no comprendía la suerte que tenía en ese sábado por la mañana. Me quedé durante muchos años con esa idea de que burlé a la muerte por escasos segundos pero nunca supe si debería agradecer, si fue suerte, destino, o si simplemente una circunstancia de la vida.

Si reflejo la historia de Jessica Ghawi en mi vida, significaría que tarde o temprano moriré aplastado por un automóvil. ¿Será ese mi destino? Si es el caso, no me debería quejar ya que, aunque aún quisiera vivir un poquito más, al menos ya viví muchas cosas desde aquél casi muerte segura que tuve y pudiera decir que, ¡ahora sí, que venga la buena!

No creo en un destino, soy una persona que cree en las circunstancias, pero admito que a veces da miedo enterarse de cosas que le suceden a otros y que aparentemente no tienen explicación.



Rest in peace, gorgeous Jess.

4 Comentarios:

Diana. dijo...

Hay una frase famosilla que dice:

"Cuando te toca ni aunque te quites, cuando no te toca ni aunque te pongas"

Y a esa linda chica, ya le tocaba.
Igual a ti en ese momento, no te tocaba.
Lo curioso de lo de la chica es que ya había experimentado una situación donde pudo haber perdido la vida con un presentimiento, eso es más que curioso, presentir algo en tu pecho y que a los minutos pase algo en lo cual pudiste haber muerto. Yo no sé si creer en eso. Me ha pasado que presiento algo pero no de muerte y pasa, bueno o malo

Tuve una compañera que duro dos meses en coma a sus quince años por un accidente automovílistico, años después falleció en un choque aparatoso por culpa de una persona en estado de ebriedad.

Tuve un primo que se salvó de un choque con un camión de los que cargan gasolina, a punto de perder la vida, con fracturas graves y se salvó. A los años, se graduó de policía y al mes de estar ejerciendo, lo matan a balazos en un asalto a una tienda.

Coincidencia?, Destino? No sé.

Si crees o no crees en Dios, aún así debiste haber agradecido al cielo, a ti, al tiempo, a lo que sea, por haberte movido de ese poste.
Yo agradezco a diario por abrir los ojos, que tal si un día ya no despierto.

Saludos.

Alexander Strauffon dijo...

Que pena por la chica.

Sobre lo que dices de tu destino y el presentimiento... creo que algo que puede percibirse, puede evitarse. Todo esta en saberse manejar adecuadamente.

Danielov dijo...

Hechos como este me recuerdan la saga de películas "Destino Final". Y luego por qué se vuelve uno todo paranoico.

Saludos.

✿мαяє dijo...

Que feo debe ser salvarse de una y al poco tiempo chin.

La verdad nunca he estado en una situación así, en ese sentido mi vida es demasiado aburrida :( bueno, en todos jajaja.

Mi hermano ha pasado por 2 accidentes aparatosos y por suerte aún la cuenta.

Sin embargo si he tenido presentimientos y pfff cuando suceden :'(

Que bueno que en aquella ocasión no te pasó nada, nadie me presumiría sus RB.

Que andes bien (: